sábado, 16 de enero de 2016

2016 Año del Mono




Como alguna ya se habra fijado, este mono lleva anillas hasta en la cola...

Nuevo Año.

Antes o después tenía que ocurrir, y de forma inevitable ha llegado el momento de escribir la primera entrada de este año 2016 que, como quien dice, acabamos de estrenar. El año nos ha saludado con las mismas mierdas de los mismos políticos del año pasado, un Oriente Medio cada vez más convulso (demasiadas manos metidas en un mismo plato, si queréis mi opinión), y la muerte de Lemmy Kilmister y David Bowie.

Visto así no esta resultando un gran año, ¿he?. Por otro lado mi hijo cada vez esta mas grande y hermoso, todavía conservo el trabajo, y a pesar de las predicciones de oráculos y meigas aun no se me ha caído el pelo de la cabeza (no como mi padre, que era una bola de billar para los veinte años). Así que no desesperéis hermanos, ¡este nuevo año del mono aun puede ser un gran año!

En cualquier caso, si estáis leyendo esto probablemente os estaréis preguntando… ¿pero este no era un blog de artes marciales?. Bueno, una lectura mas detenida de la cabecera del mismo os aclarara que en realidad es también un blog de “todo aquello que se ocurra”, y como mi buen Sifu no se cansa de repetirme que tampoco es el blog oficial de nuestra escuela de Hung Gar, pues me quedo tan fresco escribiendo estas chorradas de vez en cuando, y nadie puede decirme “ni prau”.

Pero bueno, ya que insistís, le tomaremos el pulso al mundillo, o si lo preferís a mi pequeño circulo de las artes marciales navarras. ¿Por donde empezar?. Vale, el pasado año, y por primera vez en los últimos tres o cuatro, no participamos en ninguna competición o torneo nacional. Sifu sabrá por que. Lo que no quita para que el torneo de Vila Real que organizo nuestro buen amigo Rubén Solera fuese un éxito sin precedentes, creciendo hasta la categoría de torneo internacional (y sin que medie referéndum alguno por medio). Por otro lado, nuestra escuela monto una pequeña exhibición en el interior del Restaurante “Palacio Chino” de la Calle Estafeta (si, por donde corren los toros en San Fermin) y como consecuencia fuimos entrevistados en el Diario de Noticias en relación a nuestra danza del León (no, la del Dragón no, la del Leon. La del dragón es mas… bah, dejarlo). Salimos muy guapos todos, y ahora de vez en cuando me encuentro a peña que me para por la calle (en serio), preguntándome si soy yo "el del kung fu del periódico"… para que luego digan que la gente no lee. Como colofón final, y por segundo año consecutivo, nuestra escuela acompaño a los Reyes Magos de Villava haciendo gran estrépito de tambor y platillos, alegrando a niños y mayores con la cabriolas de nuestros dos leones negros (tan negros como el Baltasar de la de Pamplona, que por fin lo es, y no un tipo pintado de marrón. ¡Los tiempos cambian, amigos!). Yo no participe, porque estaba currando como una costurera china, pero es que hay que ganarse el pan, y con la crisis que tenemos encima no estamos para perdonar. Supongo que me entenderéis, y si no al tiempo, chavaleria.

En fin. Miro por la ventana y en la calle esta hacendo 1º, ha caído la primera nevada del invierno, en la radio suena Chuck Berry, y tenemos todo el año por delante. Disfrutarlo.

Nos leemos. 

Si, todo esto metimos en el restaurante...

La foto era mas grande, pero no quiero fardar...

El equipo de seguridad de sus majestades...