martes, 22 de diciembre de 2015

Entrevista a José Vicente Eguskiza



 

Interesantísima entrevista de Nafar TV a una de las más grandes figuras del deporte de contacto nacional y navarro. Segundo Dan de Karate Do y siete veces Campeon del Mundo; Campeón del Mundo de Kick Boxing, Full Contact y Savate. Toda una leyenda, que enseña y vive en nuestra comunidad.

¡No os la perdais!


miércoles, 2 de diciembre de 2015

Que ruja el tigre






En la filosofía china el tigre representa fuerza, agresividad y orgullo. El fuego interior que todos tenemos dentro y que nos impulsa a superarnos a nosotros mismos. A superar los obstáculos no tanto rodeándolos, como atravesándolos. Es una parte importante de nosotros mismos, útil en las artes marciales así como en la vida. Sin embargo, hay momentos o etapas en los que las preocupaciones, las críticas o la inseguridad nacida de un realismo mal entendido, nos llevan a “estrangular” al tigre. De la misma manera que para el practicante de artes marciales es imprescindible tener seguridad en si mismo, y sentirse orgulloso de lo conseguido, si pretende dar el 100% de si mismo en la aplicación del arte, el necesario sentido de autocrítica o la relativizacion de sus propias fuerzas por parte del Sifu o terceros, puede llegar a minar esa fuerza, “vaciando” al practicante de toda fuerza e intención. Creo que con la mejor de las intenciones, a veces se machaca “en exceso” al estudiante de aamm, consiguiéndose un efecto inverso al pretendido, ya que se le merma en su amor propio, mas de lo que se le potencia a superarse a si mismo.

Siempre he pensado que un luchador no es nada sin orgullo. Al igual que un pintor o un músico ha de poder expresar en su arte las emociones de su corazón, para poder trascender en su arte, un artista marcial ha de poder expresar su fuerza en la práctica de las formas, la danza del león, o los combates. Nada de esto es posible sin el orgullo y la confianza en nuestra propia fuerza. No digo con esto, que ignoremos nuestros muchos defectos, o que pensemos que somos mejores de lo que realmente somos. Lo que digo es que solo seremos una sombra de nosotros mismos si dudamos, o permitimos que las opiniones de otros nos hagan dudar de nuestras propias capacidades. Si algo me ha enseñado la vida es que rara vez se le reconocen a uno los meritos conseguidos, pero nunca faltan opiniones dispuestas a señalar sus defectos.

Nadie es perfecto, todos tenemos mucho que mejorar. Pero no permitáis que las dudas y las críticas ahoguen vuestro orgullo y fuerza.

Poneros firmes, y que ruja el tigre.

martes, 1 de diciembre de 2015

Artes marciales y la ilusión de la seguridad






Hay muchos y muy variados motivos por los que entrenar un arte marcial, sistema de defensa personal o deporte de combate (como veis, aunque distintos, los meto a todos en el mismo saco, pues con todos aprendes a pelear), pero sea cual sea nuestra motivación para entrenar, tras cierto tiempo y mucha dedicación, es innegable que nuestras habilidades para pelear se incrementaran. Se dice que la practica lleva a la perfección, y aunque cada estilo o disciplina pone el énfasis en uno u otro aspecto de la misma, todas enseñan como usar nuestro cuerpo (e incluso armas, improvisadas o no) para repeler una agresión. Sin embargo esto pude fácilmente llevarnos a la creencia de que estamos plenamente seguros en caso de una agresión real... y aunque esto pude ser cierto en algunos casos, hay ciertas realidades que tenemos que considerar:

-         Cada sistema de lucha te preparará mejor o peor para un enfrentamiento… pero hay multitud de factores externos y psicológicos que pueden ser decisivos. No siendo el menor de ellos la suerte y el miedo. El mejor entrenamiento del mundo puede fallar en una situación determinada, y de hecho falla.
-         Aunque el combate desarmado es mas versátil que el armado, también esta en desventaja al enfrentar un arma, por cuestiones tan simples como el mayor alcance y daño potencial de estas.
-         En este país, relativamente seguro, hay cierta cantidad de gente que puede portar, y porta, armas de fuego ligeras (pistolas) de forma oculta: Policías, Militares, Agentes de seguridad, e incluso civiles con licencia de tipo C, como Jueces, Joyeros, Políticos y Empresarios. A estos hay que sumar un número indeterminado de armas ilegales portadas por delincuentes más o menos profesionales. Aunque no hace demasiados años, leí un informe policial, que decía que las armas de fuego solo eran mas peligrosas que un cuchillo en distancias supriores a los tres metros, lo cierto es que una bala puede sentarte en el suelo mejor que cualquier patada de Kung Fu.

Teniendo esto en cuenta, y sin entrar en consideraciones de responsabilidad legal, podemos ver que si hablamos de seguridad real, un buen entrenamiento en combate sin armas no es ni lo único, ni lo más efectivo que deberíamos tener en cuenta.

Otra cuestión seria valorar, si realmente necesitaríamos otro tipo de entrenamiento técnico para defendernos en nuestra relativamente segura vida de civiles… No se vosotros, pero en mi caso, que no tengo un trabajo de seguridad, cuanto mas entrenado estoy, menos falta me ha hecho utilizar mi entrenamiento en una situación real. Y si he estado tentado de usarlo, siempre ha sido contra gente con poca o nula preparación, y menos seso aun.

Después de decir todo esto, una apreciación puramente personal: Aprender a defenderse mediante las artes marciales, aporta seguridad,  bastante de ella justificada, y sin duda es el sistema de defensa con mejor equilibrio de efectividad/responsabilidad legal para la población civil. Lo que no quiere decir que sea la opción más efectiva en términos absolutos.

Sed buenos.


martes, 24 de noviembre de 2015

Kings of Kung Fu: Masters of the Art





¡Amantes a las películas de kung fu de los 80, regocijaos! Ha llegado un juego de ordenador en el que podréis rememorar la acción y la locura de las películas de artes marciales chinas, en un formato de combates uno contra uno, al estilo del mítico Steet Figther.

La trama no podría ser más icónica. Los jugadores son retados por el misterioso (y maléfico) Ronin Rojo, a participar en su concurso de lucha, en el cual tendrán que enfrentarse con 14 maestros de artes marciales, sacados directamente de la imaginería de las películas de los años 80. Bajo seudónimos, podremos escoger entre personajes tan famosos como Bruce Lee, Donnie Yen, Van Dame o Gordon Liu  entre otras súper estrellas del cine de artes marciales. Los movimientos de les personajes están inspirados en los de sus películas, así que en teoría podremos enfrentar el Hung Gar del inimitable Gordon Liu con el Kick Boxing de Van Dame, ¡o el Grappling de Bolo Yeung contra el Karate del Chuck Norris de la película El Furor del Dragón!


jueves, 19 de noviembre de 2015

Cuestión de perseverar: El camino que avanza sin avanzar.





Como cualquier otro día, te levantas de la cama, te lavas la cara, preparas a tu hijo, te vas a trabajar… una sucesión de tareas a seguir que se prolonga a lo largo de todo el día. Para el artista marcial, una parte de ellas es el entrenamiento, pero desde que tengo a mi precioso hijo, entreno lo que puedo y cuanto puedo… Lo que antes era un plan de entrenamiento compensado y estable, se ha transformado en pura adaptación al medio: ¿Qué hay que limpiar la casa y recoger al pequeño de la guardería?, pues entrenamiento de formas. ¿Qué las tareas están hechas y lo recoge mi mujer?, pues cardiovascular. ¿Que tengo que llevarlo al pediatra?, pues dejamos el entrenamiento para la noche o el día siguiente…Efectivamente, tener hijos es una responsabilidad que, aunque enriquece mucho tu vida, también te la complica de igual manera.

Por otro lado, vas cumpliendo años, y cuando me da por analizar mi progresión en esta, mi senda marcial, a veces no se muy bien que pensar. Suelo acabar riéndome. Realmente he aprendido mucho, pero no parece nada comparado con lo que pensaba que ya sabría cuando empecé en esto… y ya son siete años de sudar el Kwon. Así es la vida. Uno avanza lentamente por ella, mientras el tiempo pasa fugazmente junto a el.

Tengo una pequeña libreta donde apunto las cosas relevantes que nuestro maestro nos enseña. Es una libreta caótica y llena de monigotes, en la que hay todo tipo de anotaciones sobre técnicas, respiración, ángulos, posición… puro Hung Fu Sion. El caso es que entre todas las anotaciones, no hace mucho me fije en una de hace años, en la que enumeraba las cosas que tenia que mejorar en mi Hung Gar… para mi frustración, constate que la mayoría de ellas aun no terminaba de hacerlas bien, o al menos no tan bien como cabria esperar. Bueno, mi objetivo para el año que empieza esta claro, tengo que sacarme esas espinas. No será fácil, dado mi escasez crónica de tiempo, pero como todo en la vida, será cuestión de perseverar. Otros mas habilidosos y capacitados que yo parecía que se fuesen a comer el mundo, y ya hace años que colgaron sus guantillas… como decía, cuestión de perseverar.

En estas lides, no es cuestión de el que mas corre, sino de el que llega.

Un saludo.


lunes, 9 de noviembre de 2015

DIARIOS DE GUERRA: Por ENRIQUE V VEGAS






Desde la invasión de 2001, más de 3500 militares han muerto en la guerra de Afganistán. Más de 90 de ellos españoles. Las victimas civiles son incontables.

Con estos datos por delante, no deberíamos extrañarnos de que incluso un artista del comic de humor, como Enrique V Vegas, se halla tenido que poner serio para presentar este trabajo.

Diarios de Guerra, es un comic que nos muestra la guerra a través de sus personajes: Un mercenario, un periodista, un solado, una niña. Distintas caras de una misma moneda, que se paga en sangre por las distintas potencias que han metido mano en esa árida tierra que conocemos por Afganistán.

El único objetivo de este comic es hacernos pensar. Quitarnos la venda y ver la guerra como lo que realmente es. Un paredón para las personas, y un pudridero para el alma.

Que lo disfrutéis.

viernes, 23 de octubre de 2015

Kung Fu: ¿Te conviertes en una maquina de matar o solo es para exhibiciones?


Esta curiosa pregunta me la hizo el otro día un conocido cuando me lo encontré volviendo de entrenar… coincidencias de la vida, nunca le había dicho lo que entreno, y me salio por ahí. Bueno, la cosa es que me parece una pregunta legitima, y por tanto voy a intentar explicar este punto:

¿Te conviertes en un ángel exterminador por aprender Kung Fu (u otro arte marcial)?

La respuesta es que no. Un no rotundo. Los artistas marciales no somos distintos al resto de los mortales. Somos gente normal que trabaja, estudia, pasa el rato con sus amigos y familia… y además de todo esto, entrena duramente para mejorar en una disciplina.

No es menos cierto, que la disciplina de las artes marciales (y del Kung Fu en particular) es la de aprender a prevalecer en un enfrentamiento físico. O sea, que aprendes a pelear. Veámoslo así… te pegas horas y horas dando patadas, puñetazos, bloqueos, esquivas y luxaciones… y terminas por coger soltura.

¿O es solo para las Exhibiciones?

Cierto, en el Kung Fu también aprendes otras cosas ajenas a la defensa personal, tales como etiqueta, tradiciones y expresiones culturales como la danza del León o del Dragón. Pero también dispone de un sistema de competición deportiva, el Sanda (como el Kick Boxing pero con proyecciones) y la competición técnica de formas.


Entonces… ¿Es el Kung Fu algo real o solo algo florido de cara a la galería?

El Kung Fu es un sistema de defensa personal, que tiene también sus facetas deportivas y culturales… o como  dijo una vez el Maestro de Hung Gar Buksam Kong:

Nuestro objetivo en el arte es enseñar las bases para una defensa personal y mejorar la salud, no convertirnos en asesinos profesionales”.

Y en mi opinión, esto es sobradamente suficiente.

Un saludo.

jueves, 1 de octubre de 2015

El Hung Gar según el maestro Lam Chun Fai


Como muchos sabréis, el boxeo de la familia Hung, o Hung Gar Kuen es un estilo de Kung Fu (o arte marcial chino) originario del Sur de China, creado por Hung Hei Kun merced de sus estudios en el Templo de Shaolin del Sur, y al que actualmente se le reconocen dos ramas principales: La de Tang Fong (la nuestra) y la de Lam Sai Wing.

De esta ultima familia, uno de los maestros vivos mas importantes es el Maestro Lam Chun Fai, hijo adoptivo de Lam Sai Wing, el cual nos explica sus puntos de vista sobre el arte en dos interesantes videos que os dejo aquí:




sábado, 12 de septiembre de 2015

Historia Marcial en Fotografías



El Kung Fu a pie de calle para ganarse la vida, la transmisión del oficio de padres a hijos, celebraciones con petardos y tambores, formas marciales en un respiro de la guerra… todas caras de la misma pasión por el arte.

Aquí os dejo estas fotografías de principios de 1900 tomadas en distintos lugares de China:





lunes, 31 de agosto de 2015

8 Razones por las que aprender Hung Gar Kuen





Ya estamos en Septiembre, y el verano se nos va terminando un poco a todos… llega el momento de ir pensando lo que vamos a hacer este Otoño. El running, la equitación o la petanca son buenos entretenimientos… pero yo quería proponeros el aprender Artes Marciales; y mas concretamente el “Boxeo de la familia Hung” o Hung Gar Kuen.


 ¿Qué me puede aportar aprender Hung Gar?


1-     Te vas a poner en muy buena forma: Este estilo de Kung Fu es uno de los llamados “estilos duros o externos”, o para que nos entendamos mejor, te va a exigir físicamente, y al entrenarlo tu cuerpo se va desarrollar en consecuencia.
2-     Vas a aprender a defenderte: Aplicando sus propias teorías sobre la defensa personal, este sistema te va a enseñar a defenderte usando tu propio cuerpo como herramienta. Prescindiendo de puntos de vista relativistas, aprendiendo Hung Gar vas a estar mucho mejor preparado para enfrentarte a una agresión que si no hubieses aprendido ningún arte marcial.
3-     Vas a conocer gente interesante: De todas las edades y sexos, los practicantes de artes marciales somos gente variopinta, y generalmente interesante. Nuestra escuela en particular tiene mucho de esto… y el ambiente dentro y fuera del kwon es muy bueno.
4-      Aprenderás un arte antiguo, pero practico: Nuestro estilo se remonta hasta el mítico templo Shaolin del Sur de China, donde Hung Hei Kun aprendió las bases del estilo, desarrollándose desde entonces, y cuya línea de aprendizaje se puede trazar ininterrumpidamente desde el, hasta nuestro propio maestro Sifu Patxi Oloriz.
5-     Podrás competir: Si te gusta la competición, con nuestro estilo podrás ponerte a prueba, tanto en formas, como en combate, recorriendo los distintos torneos que se organizan por todo el país, y a los que todos los años hacemos una visita.
6-     Conocerás la cultura china: Aprender Kung Fu es una magnifica manera de sumergirte en ella. El Hung Gar proviene de China y practicándolo terminaras por codearte con gente de allí. Lejos de clichés y estereotipos, descubrirás una nueva cultura llena de contrastes y gente muy interesante.
7-     Vas a romper tus límites: Algo que vas a encontrar muy pronto en el Hung Gar es que te vas a ver a ti mismo y a tus limitaciones de forma muy evidente (e incluso dolorosa)… sin embargo, la práctica de este estilo también va a enseñarte a hacer pedazos esos límites. Todos damos mucho más de si de lo que parece, y descubrirlo es una de las cosas mas satisfactorias que uno pueda hacer.
8-     En definitiva, puede cambiarte la vida: Dependiendo de muchas cosas, todas ellas profundamente personales, la práctica de Hung Gar Kuen puede abrirte nuevos horizontes físicos y mentales… poniendo ante ti una nueva senda por la que vivir tu vida de forma plena.


lunes, 3 de agosto de 2015

Especial Vacaciones: Buen Cine de Artes Marciales



  


Con el verano, se termina el curso, llega el calor, la piscina, los cubatas a la fresca, los mini shorts… y entre tanto ajetreo entrenamos poco y mal… y eso los que entrenamos.



También es un buen momento para hacer otras cosas, salir al monte, hacer otros deportes, dedicarle más tiempo a la familia… y eso es bueno. Por nuestra salud mental y familiar, de vez en cuando hay que salir del Kwon/Gimnasio y mirar un poco más allá.



Por eso, y porque, como habéis podido comprobar, tengo la cabeza en otras cosas, he pensado cascarme una entrada con las mejores películas de artes marciales, para que las disfrutéis en estos meses de verano:


TOP DE PELICULAS DE ARTES MARCIALES:


  1. DRAGON, LA VIDA DE BRUCE LEE


Protagonizada por Jason Scott Lee, esta película biográfica y aprobada por su familia, nos acerca a la vida de Bruce Lee desde sus facetas como padre, actor, artista marcial, y sobre todo como persona. Mencion especial para "el malo" de la pelicula, que si no hace Hung Gar, poco le falta.

  1. WARRIOR


Protagonizada por Tom Hardy y Joel Edgerton, esta es una película sobre el mundo de las AMM (artes marciales mixtas), pero también es una buena película sobre las relaciones familiares y la lucha de uno mismo contra sus demonios. Una gran película.

  1. CINTURON ROJO


Protagonizada por Chiwelet Ejiofor, en esta película nos narran la vida de un maestro de BJJ (Brazilian Jiu Jitsu) el cual se esfuerza por mantener sus ideales de honor, lealtad y esfuerzo contra un mundo al que solo le interesa el dinero y el éxito.


  1. KUNG FU PANDA


Una película de animación, graciosa y ligera, pero que esta tan bien hecha y que resulta tan entretenida, que no puedo dejar de recomendar, especialmente (que no únicamente) para los mas pequeños de la casa. Aunque de la risa decirlo, tiene mucho kung fu.

  1. OPERACIÓN DRAGON


En mi modesta opinión, la única película protagonizada por Bruce Lee que realmente merece la pena. Una joyita de las películas de artes marciales de antaño que ha envejecido muy bien.

  1. CRYING FREEMAN


Una película francesa, en la que se adapta un manga homónimo. Protagonizada por Marc Dacascos, trata de un tal Freeman, el cual pertenece a un culto antiguo de guerreros chinos llamados “Los hijos del dragón”. Él es su verdugo y su único hombre, porque es tal su poder que no necesitan a otro. Una gran adaptación.

  1. ERASE UNA VEZ EN CHINA I


Esta vez será Jet Lee, el encargado de devolver a la vida al mítico Wong Fei Hung, creador del Hung Gar Kuen, y en su época uno de los artistas marciales mas famosos de china. Esto es cine "made in Hong Kong", con todo lo que ello implica, pero merece la pena (eso si, paradójicamente no veréis mucho Hung Gar en ella).

  1. FEARLESS


Otra gran película de Jet Lee, esta vez encarnando a Huo Yuanjia, responsable de lo que mas tarde se conocería como Wushu moderno. Una buena película con un buen presupuesto y muy buenas escenas de combate. Merece la pena. Al loro con el combate en la plataforma elevada de madera, de nuevo el rival del protagonista nos deleita con tecnicas Hung Gar.

  1. IP MAN I y II


Esta es una película de artes marciales inspirada (con muchas licencias) en la vida de Ip Man, un gran maestro del arte marcial Wing Chun que alcanzo gran fama por ser el primer maestro de Bruce Lee (aunque luego Bruce se inventase su propio estilo y tal). Donnie Yen se sale y la película además de bien hecha es muy entretenida. En la segunda entrega de esta saga, Samo Hung raparte amor y Hung Gar para dar y tomar.

  1. LOS SIETE SAMURAIS


 De Akira Kurosawa, esta es todo un clásico de las películas de samuráis. En blanco y negro, pero mucho mas entretenida que los bodrios que habitualmente podemos ver en épocas mas recientes, el argumento gira en torno a un grupo de roninn (samuráis sin señor, o sea, vagabundos) que son contratados por unos campesinos para que les protejan de las depredaciones de unos bandidos… no dejéis de verla.



11. LAS 36 CAMARAS DE SHAOLIN 



Obra maestra del magnifico Gordon Liu, posiblemente el actor de aamm con mas nivel de Hung Gar de todos los tiempos. Nos cuenta la vida en el antiguo templo de Shaolin, en el que se gestó, todo sea dicho de paso, el propio estilo Hung Gar Kuen. Todo un clásico imprescindible.







lunes, 29 de junio de 2015

Como una cabra en el año de la Cabra: Reflexionando sobre el curso que termina.




Y asi tooodo el curso...

Como puede que sepáis, 2015 es el año de la Cabra según el horóscopo chino, que según dicen los iluminados, debería ser un año para la creatividad, inteligencia, seriedad y calma... pues para vosotros no lo se, pero lo que es para mi ha sido un año de adaptación forzosa y dificultades varias. Adaptación a mi nuevo papel de padre “responsable”, que no ha dejado de afectar (como no podía ser de otro modo) a mi Kung Fu, dándome mas de un dolor de cabeza.

En lo referente al curso que acabamos de cerrar en la Escuela Choom Yi Tong  de Hung Gar, pues podríamos decir que ha sido un año curioso. Por un lado hemos metido una marcha y media mas a nuestra preparación física, merced de las rutinas de crossfit que Sifu Patxi ha preparado para nosotros. Por el otro hemos trabajado las clases de forma mas eficiente, dedicando un tiempo especifico para cada cosa, ya sean formas, aplicaciones o sanda(combate deportivo), lo que nos ha permitido aprender mas formas de armas y mano vacía que en ningún otro año (no sin cierto esfuerzo, todo hay que decirlo).

En lo positivo, este año he perfeccionado mi Kung Chi Fook Fu Kuen (Domar al tigre a través del esfuerzo), además de aprender el Pakua Kuan (Palo largo de las 8 direcciones) y el Chei Mei Kuan (Palo corto). Fuimos a un par de competiciones en las que hubo de todo, pero de las que volvimos con varias y peleadas medallas.

En lo negativo, he de reconocer que no he sabido aprovechar el año de tal forma que pudiese dar el “salto de calidad” que pretendía, insistiendo tercamente en cometer los mismos errores de siempre, y que lastran mi progresión... probablemente por no lograr concentrarme al 100% en lo que estaba haciendo. Algo muy mío, y que mi reciente paternidad no ha favorecido precisamente. A nivel de curso, también he de lamentar que como cada año, muchos empiezan a aprender Kung Fu, pero son pocos los que terminan… parece algo endémico de las escuelas de artes marciales. Los nuevos alumnos entran con mucha ilusión, pero cuando se dan cuenta de lo duro que es, pierden el aplomo y desaparecen como llevados por el viento. Aprender artes marciales es duro caballeros, y sin constancia no se llega a ninguna parte.

Cerramos el curso con la tradicional cena, a la que nos acompañaron algunos de nuestros amigos de la la Escuela de Kung Fu de Vila Real, con Sifu Ruben a la cabeza. Aprovechando para ponernos al día de sus ambiciosos planes para el próximo torneo de Noviembre, con una modalidad de combate tradicional inédita, que pretende llevar el kung fu tradicional a la competición, en la que esta colaborando tambien Sifu Patxi, y que despertó mi mas sincero interés. Parece que en el curso que viene nos esperan emocionantes aventuras… ya os las iré contando.


Feliz verano para tod@s.

Reunidos para la ultima cena... a ver si veis a Judas

Cosas del Kao Liang...




jueves, 18 de junio de 2015

¿Proporcionalidad al repeler una agresión? Preguntas y Respuestas






En el mundo de las artes marciales se discute habitualmente respecto a si es conveniente la proporcionalidad de la respuesta en caso de sufrir una agresión. Es un tema polémico y complejo que habría que abordar desde diferentes vertientes. Surgen interrogantes como:
  • ¿qué puede entenderse por respuesta proporcional?
  • ¿la exige la ley?
  • ¿es conveniente medir la respuesta o puede resultar peligroso?
  • ¿hasta qué punto es moralmente aceptable causar daño a otra persona?

Pretendemos en el presente artículo presentar los argumentos e información necesaria para que cada artista marcial pueda dar su propia respuesta a estas preguntas, aunque en ocasiones la opinión del autor quede también reflejada en el texto.

Pero antes de abordar las cuestiones planteadas debemos aclarar a qué nos referimos  al hablar de repeler o dar respuesta a una agresión. En el caso de que alguna persona o personas traten de atentar contra nuestra integridad física o la de otros, en ese caso habremos de defenderla de manera inmediata con los medios a nuestro alcance. Ésta defensa será la respuesta a la agresión.


1. ¿Qué puede entenderse por respuesta proporcional?


Resulta bastante difícil dar una definición de lo que es una respuesta proporcional a una agresión.
Podría considerarse que es aquella que provoca un daño similar o menor del que evita, es decir, que si el agresor intenta empujarme no sería proporcional romperle la nariz de un golpe porque el daño causado es mayor que el posible daño sufrido. Sí sería proporcional por ejemplo empujar también al agresor o forcejear con él. Evidentemente esta teoría no es válida, porque supone que adivinamos las intenciones del agresor, algo que no está en nuestra mano.

También puede entenderse que la respuesta proporcional es aquella que inflige al agresor  el mínimo daño necesario para asegurar la efectividad de la defensa. O lo que es lo mismo, que hace el daño justo y necesario para evitar la agresión. Si como en el supuesto anterior el agresor intenta empujarnos, el daño mínimo sería “ninguno”, pues cabe la posibilidad de simplemente apartarse. Tampoco aceptamos esta interpretación, puesto que todos sabemos lo difícil que es reaccionar adecuadamente a una agresión (y mucho más aún si no se tiene formación en autodefensa)  y no es exigible que la respuesta sea además la que minimiza los daños del adversario. Bastante tendremos con evitar los daños propios.

Entran por otra parte en juego los medios empleados. Si el sujeto que nos agrede lo hace a mano vacía, tal vez no sea proporcional responder con un arma blanca o de fuego. Sin embargo, parece absurdo pensar  que debamos correr el riesgo de sufrir daños graves por no emplear un medio a nuestro alcance y que reduzca notablemente el peligro de sufrirlos.

No nos aventuraremos por tanto a ofrecer una definición de respuesta proporcional a una agresión, lo cual es ya muestra inequívoca de la complejidad de la cuestión. En este caso tal vez habría que apelar al sentido común y al estudio de cada caso de manera particular.


2. ¿Exige la ley una respuesta proporcional a la agresión?




Haremos un análisis de lo que la ley española dicta respecto a la defensa de una agresión y sus posibles consecuencias.

El Artículo 20 del Codigo Penal Español es el que se refiere a la llamada legítima defensa o defensa propia y exime de responsabilidad al defensor si se cumplen tres condiciones: que sufra una agresión ilegítima, que el agredido no provocase la agresión  y que haya una necesidad racional de los medios empleados en la defensa.

Se entiende  “agresión ilegítima” un ataque a los bienes(consideraremos la integridad física como un bien) o la entrada sin permiso a nuestra vivienda.  La “falta de provocación” la supondremos, y mucho más tratándose de un artirta marcial, que debe tener los valores y la altura moral de no ir provocando situaciones de comflicto. El punto que se refiere (sin nombrarla como tal en ningún momento)a la respuesta proporcional es el que habla de necesidad racional de los medios empleados. Cómo puede observarse, esta condición es muy poco específica, y queda casi a criterio del juez considerar si nuestra respuesta ha sido una “necesidad racional” o ha sido desproporcionada. Podemos concluir que de alguna manera el artículo 20 sí exige proporcionalidad en la defensa, pero no determina claramente cómo se define esta proporcionalidad.

El Artículo 20 también exime de responsabilidad al que lesiona a otro en estado de necesidad para evitar un mal propio o ajeno, pero han de darse también tres condiciones:  que la situación de necesidad no haya sido provocada intencionadamente, que el necesitado no tengo obligación de sacrificarse (como un policía en determinadas situaciones, por ejemplo) y que  el mal causado no sea mayor que el mal que se trate de evitar. El el tercer requisito vemos de nuevo implícito el concepto de proporcionalidad, en este caso claramente definido. Como hemos señalado al responder la pregunta anterior no estamos de acuerdo con esta interpretación de la proporcionalidad, aunque evidentemente nuestra opinión es totalmente irrelevante frente a la ley.

En el caso de que nuestra respuesta fuese no fuese considerada una “necesidad racional” o causásemos un daño mayor que el que podríamos haber sufrido, podemos ser acusados de una falta o un delito de lesiones, según el  artículo 147. Si se golpease o maltratase al agresor habría que hacer frente a una pena de multa de uno a dos meses. Si se causase una lesión que únicamente requiera una asistencia médica inicial, la pena de multa podría aumentar hasta tres meses. Finalmente éste artículo determina que habrá “delito de lesiones” si éstas requieren “además de una primera asistencia facultativa, tratamiento médico o quirúrgico”. En este caso podría conllevar una pena de desde  3 meses a 12 años de cárcel, dependiendo de la gravedad de las lesiones, multas económicas e incluso compensaciones derivadas de la responsabilidad civil. Si se dieran los otros dos requisitos para considerar legítima defensa(agresión ilegítima y falta de provocación) serían atenuantes y podrían reducir la pena. Debemos señalar también que los casos de violencia de género están regulados por otros apartados de la ley.

Otra cuestión que suena a menudo es que el  hecho de practicar artes marciales tiene la misma consideración que el uso de un arma blanca. No es verdad, si bien es cierto que nuestros conocimientos y experiencia en artes marciales podría considerarse un abuso de superioridad, que es precisamente uno de los supuestos agravantes recogidos en el apartado correspondiente de la ley, el artículo 22 del código penal .

3. ¿ Es conveniente medir la respuesta o puede resultar peligroso?

En alguna ocasión he asistido a cursos de defensa personal en los que, atendiendo a la legislación vigente, han recomendado a los asistentes medir la respuesta a un ataque de manera que cause el mínimo daño posible. A veces incluso se recomienda tratar de deshacerse del agresor sin causar daño, con idea de disuadirle de continuar agrediéndonos. Respeto profundamente a las personas que defiendden tales afirmaciones, pero personalmente me parece una temeridad. Supone dar otra oportunidad al agresor, posibilitando además que emplee en los sucesivos ataques medios más peligrosos. Una primera agresión sin armas podría, si le damos ocasión al agresor, pasar a otra con arma blanca o de fuego.  Sin embargo, otro importante maestro nos dejó en una charla una frase que refleja muy claramente la opinión contraria. “Prefiero que me manden tabaco a que me manden flores” fueron sus palabras, en clara alusión a que prefiere la pena que le imponga el juez (incluso posible cárcel) a sufrir daños irreparables (por ejemplo la muerte). Soy de la opinión de que es peligroso calcular la respuesta en función de la agresión, y que salvo los profesionales (cuerpos de seguridad del estado, guardias de seguridad, etc…), debemos terminar lo antes posible la pelea independientemente del daño que sufra el agresor. Eso sí, considerando las graves consecuencias legales que pueden tener nuestras acciones en estos casos, comprendo la preocupación de muchos artistas marciales por adaptar dentro su posible su defensa a los requisitos que marcan las leyes.

4. ¿Hasta qué punto es moralmente aceptable causar daño a otra persona?




Además de las repercusiones legales, es importante ser consciente de las connotaciones morales que tiene el empleo de la violencia, aun cuando sea en defensa propia. Debiéramos preguntarnos hasta qué punto estamos dispuestos a hacer daño a otra persona y si moralmente para nosotros es todo válido a la hora de defendernos.

Cabe pensar que el agresor, al emplear la fuerza, nos legitima de alguna manera para emplearla nosotros también. Pero por otro lado un experto en artes marciales debería ser mucho más que un buen luchador: debería ser una buena persona. El respeto hacia el adversario, la piedad en su caso y el desprecio por la violencia han de ser, a mi parecer, pilares fundamentales de un artista marcial. No creo, como he señalado a lo largo de este artículo, en la conveniencia de responder proporcionalmente a una agresión porque no sabemos qué intención tiene nuestro adversario y limitarnos puede ser la diferencia entre salir bien o mal parado. Pero desde luego pienso que una vez neutralizada la amenaza  debe concluir nuestra acción e incluso, si como consecuencia de la lucha se han producido daño graves, debemos auxiliar al agresor. Desde luego no contemplo en el ámbito de las artes marciales la figura de la venganza o el ensañamiento. Creo que éste es el espíritu que debe dirigir las acciones del verdadero artista marcial.


Juan Antonio García Ruiz
www.karatekidokan.com

sábado, 6 de junio de 2015

A palos con el Chei Mei Kuan





El Chei Mei Kuan, o “palo corto” es una de las muchas armas que pueden aprenderse dentro del estilo Hung Gar Kuen. En realidad no es otra cosa que un palo o bastón recto de 150-170 cm de longitud por 3 o 4 cm de grosor, generalmente de una madera de cierta densidad, ya que se utiliza para atacar y bloquear los golpes del adversario.

Este “hermano menor” del Pa Kua Kuan (o palo largo, que ha de medir más de 200 cm y por tanto mas pesado) tiene una dinámica de uso muy distinta al primero. Así, donde el palo largo es pesado, manteniendo fácilmente a varios adversarios a distancia, mientras los fustiga desde muchos ángulos, el palo corto esta mejor preparado para realizar ataques y contraataques veloces, los cuales pueden combinarse fácilmente con patadas y desplazamientos destinados a hurtar el cuerpo del que lo utiliza. Es un arma que exige menos fuerza pero más velocidad y precisión para sacarle todo su misterio.


A pesar de ser un arma campesina (es solo un palo) puede resultar muy versatil


martes, 19 de mayo de 2015

Azuzando al tigre






Una cosa en la que no se suele pensar cuando se entrenan artes marciales es en el desgaste que el mismo entrenamiento, cuando este es duro y constante, produce en el cuerpo.

Ciertamente existen cien sistemas de entrenamiento diferentes entre los cientos de estilos y sistemas de artes marciales, por lo que “cada maestrillo tiene su librillo”, y ciertamente varian enormemente en intensidad y esfuerzo físico. Nosotros entrenamos Hung Gar Kuen, un estilo de Kung Fu que como reza el dicho “es para gente fuerte, o para aquella que quiere llegar a serlo”, y nuestro Sifu Patxi Oloriz nos lo enseña siguiendo ese espíritu (o al menos esa es mi percepción tras entrenar con el durante años).

Moraduras, cardenales, raspones y dolores musculares (de agujetas ya ni hablamos) son el calvario por el que te introduces en el estilo, y con el tiempo acabas por adquirir una actitud alegremente estoica hacia dichas molestias… luego están las lesiones algo mas serias, producto de malos golpes en las sesiones de sparring. Son poco comunes, en virtud de las protecciones que utilizamos para tal fin, pero ocurrir, ocurren (y es que no estamos aprendiendo bailes de salón…).

Así las cosas, recientemente se me dio el caso de que, arrastrando algunos malos golpes, poco descanso en virtud de mi reciente paternidad, y con la temporada de alergias a todo gas, al final termine por caer enfermo; y lo que es peor, me quede tan vacío de fuerza que tuve que parar en seco el entrenamiento y dejar correr los días mano sobre mano… lo que no seria tan grave si no tuviésemos un torneo a finales de Junio.

Así las cosas, he tenido algo de tiempo para meditar en la importancia que tiene el descanso para el rendimiento en esta o cualquier otra actividad deportiva intensa. A veces nos lesionaremos, y aunque solo sea por la pura inercia del hábito, nos resistimos a dejar de entrenar… a veces no esta mal, pero hay que aprender a escuchar al cuerpo. Si este nos indica que necesitamos recuperarnos, ganaremos mas tomándonos unos días de descanso que forzando la maquina para caer redondos poco después.

Luego ya solo es tema de reintroducirnos progresivamente en nuestras rutinas, y “azuzar al tigre”, nuestro Chi o fuerza interior, para volver al pie del cañón.

lunes, 11 de mayo de 2015

Sin City: Ida y Vuelta al Infierno






Un ex-marine condecorado, Wallace, se gana la vida como pintor, aunque no le va demasiado bien. Una noche, mientras conduce, se encuentra a Esther, una joven afroamericana que salta desde un acantilado con la intención de suicidarse…

Así comienza el último número de la exitosa serie de comics de género negro ambientados en la ciudad del pecado. Para los que no conozcan la serie, basta decir que la acción transcurre en una ciudad imaginaria, llamada Basin City (Sin City para los lugareños) que muy bien podría ser Las Vegas en la actualidad, con la que Frank Miller (su autor) alcanzo la excelencia en el juego de luces y sombras en que consiste su particular estilo de dibujo.

En “Ida y Vuelta al Infierno” el autor ha intentado cerrar la serie de Sin City, creando una historia con todos los tópicos del género (mujeres fatales, personajes amargados, corrupción, violencia, vicio y una desesperada búsqueda de libertad y justicia) pero que destaca sobre todas las anteriores, porque contra todo pronostico todo termina por salir bien (creo que es la única historia de la serie en la que esto sucede).

Cabe destacar también la alucinante explosión de color de algunas paginas (una rareza en el elegante blanco sobre negro de la serie), los guiños del autor a otros comics (propios y de otros autores) y sobretodo en como se convierte Wallace, el protagonista de esta historia, en el ultimo juez y verdugo de varios personajes icónicos de la serie, como el temible sicario Manute, la psicotica asesina de ojos azules, o el corrupto teniente Lewouzki.

Como comentario final, he de confesar que cuando lo leí por vez primera me pareció que la serie era algo floja comparada con las geniales “Mataría por ella”, “Ese cobarde bastardo” o “La gran matanza”, historias todas ellas de la misma serie, pero pasado el tiempo me he sorprendido a mi mismo leyéndola una y otra vez… y es que en el fondo todos queremos que una buena historia termine bien. Incluso en Sin City.