lunes, 27 de diciembre de 2010

El Gran Maestro Tang Fong

El Gran Maestro Tang Fong (1879-1955) nació en Sam Shui , de la provincia China de Guangdong. De su padre aprendió el arte del Dit-Da (Medicina China) durante su juventud. Cuando el creció fue a la ciudad de Guangzhou y estudio artes marciales de la mano del Maestro Wong Yau en la escuela localizada en Cheung Sau Lane´s Tak Sing Lane. Después se convirtió en alumno del monje Sim Ling del templo de Wah Lum.

En esa época Wong Fei Hung tenia una escuela en el distrito de Guangzhou Chan Tong (en la también aprendía Lam Sai Wing), y Tang Fong se convirtió en su alumno, y a través de un duro entrenamiento y férrea disciplina  domino en profundidad el arte marcial del Hung Gar, y las técnicas de Dit-Da de Wong Fei Hung.

Pasado el tiempo, y con el permiso de su maestro, Tang Fong abrió su propia escuela, llamada Yi Yung Tong, en el distrito de Sai Kwan. Donde termino por conocérsele como “El Tigre del Distrito Sai Kwan”.


Profundizando más en la vida Tang Fong, vemos que su primer maestro fue, el Gran Maestro de su padre, Tang Bui, que era famoso por su Dit-Da en Sam Shui, y profundo conocedor de Mieu Shan (un tipo de magia tradicional china). Sin embargo Tang Bui solo quiso enseñarle al joven Tang Fong una pequeña parte de sus habilidades como artista marcial, ya que en su juventud Tang Bui había matado a varios oponentes en un combate, y no quería que el joven Tang Fong siguiera sus pasos.

Así, cuando Tang Fong creció, viajo a la ciudad de Guangzhou para aprender artes marciales de la mano del Maestro Wong Yau, el cual le enseño técnicas de Kung Fu de largo alcance. Sin embargo, el método de entrenamiento del Maestro Wong Yau era muy lento, y tras dos años con el, Tang Fong sentía que había aprendido muy poco…

Fue entonces cuando supo que en el templo de Wah Lum había un monje llamado Sim Ling, que tenía otro sistema de enseñanza más eficiente. Tang Fong se convirtió en su alumno y este le enseño los secretos de la “Lanza de Mano Izquierda Mui-Faa”.

En esos tiempos, Tang Fong hizo muchos amigos relacionados con las Artes Marciales, entre ellos Shui Lo Yuk y Shui Lo Yin, que eran alumnos del famoso Maestro Wong Fei Hung. Con la recomendación de Shui Lo Yuk, fue aceptado como alumno de Wong Fei Hung, el cual enseñaba el “Boxeo de la Familia Hung” o Hung Gar Kuen.

Wong Fei Hung intentaba enseñar a cada alumno en función de sus aptitudes, así por ejemplo enseñaba a Ling Wan Kai principalmente las técnicas de armas largas, a Lam Sai Wing las formas de mano vacía, etc… y aunque Tang Fong tenia aptitudes para la lucha, prefirió centrar su entrenamiento en las técnicas del Dit-Da, ya que partía de una muy buena base previa. Pero Tang Fong seguía queriendo aprender los aspectos marciales del Hung Gar, y consiguió que algunos de sus compañeros se los enseñasen; así aprendió la forma del “Palo-ng-Long-baat-gwaa” de Ling Wan Kai, las formas de la espada ancha de Lam Sai Wing, y la forma “Gwaan-dou” de Chan Dean Biu.

Y no fue hasta que Wong Fei Hung le descubrió ejecutando la forma Gwaan-dou, que su maestro se percato de las ambiciones de Tang Fong, y le enseño el arte completo del Hung Gar, además de sus conocimientos de Dit-Da.

Pasados los años, y con el permiso de su maestro, Tang Fong abrió su propia escuela, llamada Yi Yung Tong, en el distrito de Sai Kwan. Una vez en ella, invito a la mujer de su maestro, la señora Mok Kwai Lan a que enseñase allí artes marciales y Danza del León, la cual llego a ser famosa en la ciudad de Guangzhou.

En un momento dado, el propio Tang Fong adquirió notoriedad al derrotar al Maestro Yuen Hoy en el “Templo del Dios de la Riqueza”, tras lo cual la gente empezó a llamarlo “El Tigre del Distrito Sai Kwan”.  Y mas tarde, en el Incidente del Teatro Lok Sin” en el cual Lam Sai Wing, Tang Fong y otros pocos alumnos de Wong Fei Hung (no más de 10) se enfrentaron contra unos 80 mafiosos que les habían preparado una trampa . El teatro Lok Sin tenía cinco puertas y la trampa consistió en dejar entrar a los miembros del “clan Hung”, para después bloquear todas las puertas con los luchadores, que convergían como los radios de una rueda hacia el centro, donde se hallaban los hombres del Hung… pero no les fue bien ya que la mayoría de los 80 luchadores resultaron malheridos, mientras que Tang Fong y sus compañeros salieron victoriosos y por su propio pie.


Tal vez a resulta de estos hechos, Tang Fong tuvo que dejar la ciudad de Guangzhou, viajando al Sudeste Asiático, pero regreso a China después de que la Dinastía Qing cayese.

Con la guerra Chino-Japonesa, Tang Fong emigro a Hong Kong, y en 1948 la “Asociación de Joyeros de Kowloon y Comerciantes del Mercado de pescado del Este” le solicito que enseñase artes marciales y danza del león a sus miembros.  Y así, tanto el como algunos de sus estudiantes, tales como Lai Kai Tung, Ho Lap Tin, Yuen Ling o Chow Wing Tak abrieron sus propias escuelas en Hong Kong, las cuales fueron consagrando gradualmente la línea del Hung Gar de Tang Fong en Hong Kong, y posteriormente por todo el mundo.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Defensa Callejera

¿Funciona mi arte marcial en situación de peligro real?

Primera parte


Vamos a tratar un tema muy complejo para muchas personas dentro de las artes marciales: la defensa o pelea callejera.

Es nuestra obligación dejar en claro que todas las artes marciales son buenas, importantes, respetables e interesantes y que no depende tanto del estilo que uno practique, sino más bien de la persona y su mentalidad. Hay artes para deporte, espectáculo, salulud y seguridad personal. Cada sistema, arte, estilo, método, técnica o como quiera llamarle cumple con su finalidad y no existe arte marcial ni maestro supremo (al menos para mí), lo que sí es necesario decir es que hay estilos o sistemas desarrollados para la auténtica defensa personal en la calle que cuentan con mejores metodologías para la seguridad e integridad de quienes lo practican. De hecho, algunos estilos tradicionales que por muchos años han sido considerados como efectivos para la pelea real, también han sufrido modificaciones para adaptarlos a las situaciones del mundo actual. Hace 3 mil o 4 mil años no se peleaba o pensaba igual que ahora... ¿verdad?

La sociedad

Nuestro entorno ha cambiado mucho y ante las exigencias de la vida moderna debido al desempleo, trabajos mal pagados, crisis económica, falta de moral, la desconfianza que le tenemos a nuestras propias dependencias que según se encargan de nuestra seguridad y orden, además del abuso desmesurado de algunos de nuestros gobernantes, hemos tenido que adoptar nuevas formas de protección. El desempleo genera que mucha gente desesperada se dedique a la delincuencia organizada, claro que eso es un pretexto para la mayoría de esas personas. Sin embargo, tampoco podemos tapar el pozo con un dedo y tolerar que las autoridades se hagan de la vista gorda. La falta de oportunidades provoca frustración y ante la incapacidad de obtener una mejor vida, algunos toman el camino fácil y se dedican a asaltar a los transeúntes y delinquir en la calle. Antes los delincuentes esperaban la noche para cometer sus delitos, hoy se dan a cualquier hora del día y no importa el lugar. Ya no hay respeto por nadie y nada, por desgracia.

Como consecuencia de estos acontecimientos muchas personas, de todas las edades, han buscado en las artes marciales el entrenamiento que les proporcione la seguridad que necesitan para protegerse, huir o prevenir cualquier ataque y hasta para saber cómo se debe caminar en la calle y no ser presa fácil de los malhechores. Desafortunadamente, algunos hombres y mujeres se han llevado una gran decepción al descubrir que el arte marcial que escogieron no era lo que buscaban. Hay gente que ha tenido malas experiencias con delincuentes y no tiene el tiempo ni la paciencia para aprender un estilo tradicional durante cinco o seis años, ellos están interesados en su seguridad personal y lo que quieren es conocer un sistema que sea simple y rápido para aplicarlo si se presentara una situación de peligro en las calles. Por esta razón, en la actualidad, los llamados sistemas militares o de defensa callejera están teniendo mucho éxito entre la comunidad, no sólo arte marcialista sino de todos los ámbitos sociales.

Visión real

Como ya dijimos anteriormente, todas las artes marciales merecen nuestro respeto. Sin embargo, en esta ocasión dejaremos de lado las apariencias y nos enfocaremos en un asunto que en nuestros días es de suma importancia: la defensa en las calles. Practicar disciplinas marciales por salud o deporte es válido, pero si se busca entrenamiento para la autodefensa nuestro enfoque debe estar dirigido y basado en la realidad de la confrontación. Las peleas callejeras no tienen nada de deportivismo ni respeto, contrario a lo que sucede en una academia o torneo de artes marciales, donde hay reglas, protecciones y un maestro o juez que cuida que los combatientes no se lastimen. Esto jamás sucede en la calle, porque simplemente ahí no se da el espíritu que muchas artes marciales muestran con el resto de las personas: respeto por la integridad.

Muchas veces hemos visto que un practicante de artes marciales es muy bueno en su escuela, ejecutando las técnicas a la perfección, asiste a torneos y gana trofeos, tiene uno de los grados más altos e impresiona a todos sus compañeros con su gran habilidad. Cuando realiza combate se luce con sus bonitas patadas, puñetazos y movimientos rápidos que su contrincante no sabe cómo parar. En ocasiones, al practicar técnicas de “defensa” siempre presume de su jerarquía y nadie logra tocarlo, ¿por qué será? No obstante, este mismo practicante al enfrentar una pelea en la calle sale derrotado y humillado por un simple vándalo, ¿qué sucedió aquí?, ¿por qué el alumno que parecía experto en tirar patadas y bloquear golpes en la academia resultó apaleado por alguien que ni siquiera sabía nada de artes marciales? La respuesta es sencilla: no es lo mismo pelear de forma deportiva o con alguien que muestra un respeto aparente que combatir contra una persona que le vale quién esté enfrente y que sólo quiere lastimar a su víctima.

En algunas escuelas de artes marciales, la defensa personal se suele practicar ―si es que se hace― de una manera poco práctica y real. Al entrenar con un compañero ya se sabe de dónde vendrá el golpe, el cual va dirigido lentamente hacia el oponente lo que permite que el “defensor” ejecute sus técnicas sin ningún problema. Las técnicas están preestablecidas y ni siquiera existe el contacto real para no lastimar al practicante, siempre hay un respeto entre los compañeros de entrenamiento. Se bloquea y golpea de una forma que parece real, pero recordemos que la mayoría de las confrontaciones en la calle no tienen ningún parecido con las que se dan en las competencias o en ciertos entrenamientos marciales tradicionalistas. Además de que en la mayoría de las escuelas marciales se practica la defensa contra el golpe recto, sin embargo, éste no se da mucho en los combates en las calles. Los verdaderos peladores callejeros no suelen emplear este golpe, más bien es un ataque muy utilizado por los estilistas marciales y los gamberros no recurren a él porque no se les hace cómodo. Sus golpes son más circulares o los llamados volados por tener un ángulo más amplio de impacto y suelen darlos de forma discriminada y sin parar; quizá para alivio de muchos artemarcialistas es que los callejeros no tienden a patear mucho, a menos que hayan practicado algún arte marcial, pero ¡ojo con todo lo demás! Sea cual sea el arte marcial que se entrene si no se le da importancia a su aspecto combativo, pierde su sentido marcial.

La última opción

Recuerda que siempre y ante todo lo mejor es prevenir. Practicar artes marciales no te vuelve invencible. Por ejemplo, si te ejercitas en un parque y una persona con actitud extraña está cerca de ti, lo preferible es que te alejes de ese lugar. Si vas caminando con tu pareja o algún pariente y en la esquina se encuentran unos tipos bebiendo y haciendo desmanes, es mejor darse la vuelta e irse por otro camino; presta atención a cualquier persona que parezca estar siguiéndote o se te acerque de manera rara, voltea y ve quién es y retírate de inmediato de ahí. Regularmente, los atacantes esperan el factor sorpresa para tener éxito en su cometida ¡Siempre hay que estar alerta! Por lo general, las agresores buscan como víctimas a personas en apariencia más débiles físicamente, sean del sexo masculino o femenino. Esto lo hacen porque de esa manera se facilitará su trabajo y difícilmente encontrarán resistencia de parte de las personas que escogieron para agredirlas. Pero, ¿qué hacer cuando falla la prevención?, ¿debes defenderte de un maleante que desea causarte daño? La respuesta de muchos seguramente sería sí, ya que nadie tiene el derecho a lastimarte en lo absoluto.

Ahora bien, cuando un delincuente está decidido a atacarte, sólo tiene en mente la palabra “destrucción” y a él no le importa si eres cinta negra o campeón del mundo de artes marciales. El factor psicológico entra en juego aquí y es muy importante: si el miedo te paraliza y no sabes cómo enfrentar este tipo de situaciones, lo mejor será que huyas lo antes posible. Tu actitud mental es primordial, porque con base en eso dependerá la manera en que actúes. Si no confías en ti mismo o tienes miedo, no hay forma en que puedas pelear o defenderte con todo tu potencial, no importa qué tan brillantes sean tus técnicas marciales. Debes desarrollar una correcta actitud mental, la impresión psicológica que dejes en tu agresor es fundamental, más que las mil técnicas que hayas practicado en tu escuela.

Frenar el ataque

Si no te queda otra opción más que defenderte, hazlo sin miramientos y con decisión. Lucha como una bestia hasta final y no te dejes vencer por el agotamiento o por algún golpe que hayas recibido.

Cualquier método de defensa no te exime de ser tocado o hasta lastimado, pero si esto sucede utilízalo como un detonador para atacar a tu oponente y esto reducirá su ego porque es muy probable que no espere esta reacción y comprenderá que no eres presa fácil. Un golpe bien dado a la garganta romperá su ímpetu de ataque y su fuerza y velocidad se mermarán en más de un 50 %. Un duro impacto a la cabeza del maleante interrumpirá el mensaje de destrucción en su cerebro por algunos segundos y debes aprovechar este instante para seguir atacando con una ráfaga de golpes, y después correr. El acondicionamiento físico también es muy importante en la práctica de las artes marciales, puesto que si te cansas terminarías mal parado en una pelea callejera.

No debes pasar por alto que una cosa es defenderte y otra ensañarte o matar al agresor. De acuerdo con la ley, hay un límite de defensa que debe utilizarse para evitar un atraco o agresión.


Artículo publicado en la revista DND, julio de 2010
Por Guillermo García Salmorán

viernes, 17 de diciembre de 2010

Wushu Tradicional y Moderno

Al hablar de las artes marciales chinas, antes que nada deberíamos aclarar los términos Kung Fu y Wu Shu, ya que se usan frecuentemente pero a veces no acaban de comprenderse correctamente.
 
Kung Fu es un término que se popularizó en Occidente en la década de los 60 y 70, a través de las películas de acción, que mayoritariamente se producían en Hong Kong. Esta fama consecuentemente ayudó en la expansión del Kung Fu fuera de China pero también impuso muchos conceptos incorrectos (normalmente conceptos de ciencia-ficción), según lo que creyese el director que sería llamativo para la audiencia.

Llamando las cosas por su nombre:

Atendiendo a cualquier diccionario de chino, encontraremos que el término Kung Fu (gong fu en pin yin*) significa (a) habilidad (b) arte y (c) tiempo.

Kung Fu significa perfección y profundidad de conocimiento en un campo. Como por ejemplo, si alguien es un excelente calígrafo o bailarín, entonces podemos decir que "tiene Kung Fu en caligrafía o baile".

Sin embargo, el término Kung Fu no quiere decir que la habilidad se adquiera de la especialización sino al contrario, se refiere al profundo y completo conocimiento del arte que incluye no solo el momento actual sino el periodo completo y el curso a través del cual uno alcanza el dominio.

Por ello, aunque la meta del estudiante es adquirir Kung fu en su arte, no es absolutamente correcto usar este término solamente para las artes marciales.

El término chino Wu Shu, según el diccionario, significa arte marcial. También encontramos el mismo carácter, Wu, en el término Wu Dao, que se traduce como el camino del guerrero, al igual que el término japonés Budo. El segundo carácter de Wu Shu significa simplemente arte.

Los sistemas de lucha como Shaolin, Ying Zhao, Hu Zhao, Chang Quan, Tai Ji y Ba Gua, son todos ellos parte del Wu Shu chino.

Asi, el profesor Cheng Chuanrui, vicepresidente del departamento de Wu Shu en la Universidad de deportes de Pekín, escribió:

“Wushu significa arte marcial y es un término genérico que se usa para describir varias técnicas de movimientos de manos vacías y también para el uso de las armas. El término también se refiere a las diversas tácticas de combate usadas en lucha para la autodefensa o la competición con reglas y equipo de protección”.

Hoy en día se encuentran dos maneras predominantes de Wu Shu en China. La primera es el Wu Shu como arte tradicional, abarcando el arte de la autodefensa y el camino del guerrero. La segunda es el desarrollo del Wu Shu como educación física y deporte, para la mejora de la salud y la condición física, pero también para crear un deporte moderno de competición.

Con la intención de preservar el tesoro de las artes marciales tradicionales, tras el establecimiento de la República Popular de China en 1949, el gobierno emprendió un proyecto organizado para la creación de una nueva imagen del Wu Shu, a través del sistema educativo de Educación Física y Deportes.

En 1953 tuvo lugar el primer Campeonato Nacional de Wu Shu. Se formaron nuevos clubs y escuelas. Se crearon nuevas formas, como la simplificada de Tai Ji (de 24 movimientos), por lo que una gran parte de la población china pudo beneficiarse de el, y se llevaron a cabo investigaciones científicas en los grandes hospitales para definir los efectos de la práctica que los distintos estilos tenían en la salud humana.

Así, el Wu Shu se introdujo como asignatura en las escuelas y universidades; también se organizaron demostraciones en el extranjero. En 1979 se formó un grupo especial para llevar a cabo la búsqueda de varios sistemas tradicionales en las provincias de China. En 1982 tuvo lugar el primer Encuentro Internacional de Wu Shu en la ciudad de Nan Jing. En 1986 se fundó el Instituto Nacional Chino de estudio de Wu Shu. En 1987 tuvo lugar el primer Campeonato Asiático de Wu Shu en Japón, siendo la segunda vez en 1989 en Hong Kong.

Este nuevo deporte creado (el Wu Shu moderno) se basa en rutinas específicas (formas) que aunque obteniendo su base de los sistemas tradicionales del Wu Shu, son mucho más espectaculares y llamativas. Estas formas tratan de impresionar al espectador -hecho necesario para que el Wu Shu llegue a ser popular- y también proporciona a los jueces un método más objetivo de evaluación. 

Además de las formas, el Wu Shu incluye el San Da, o “combate deportivo”. En él que los atletas compiten en categorías por pesos, llevando protecciones y guantes. El reglamento no solo permite atacar con manos y pies, sino que también incluye los derribos y las proyecciones, lo cual hace que el deporte sea más espectacular.

      


Diferencias y Similitudes entre el Wu Shu Tradicional y Moderno:

Tras todo lo anterior, es obvio que el Wu Shu moderno es como un hijo de las artes marciales tradicionales chinas, pero al mismo tiempo se diferencia en dos puntos fundamentales:


La primera de las diferencias tiene que ver con la eficiencia en el combate y las aplicaciones de las técnicas

La ejecución de las técnicas en el Wu Shu tradicional se caracteriza por la economía en el movimiento y en la fuerza. No existen movimientos inútiles e ineficientes, o realizados simplemente para impresionar. Por el contrario en el Wu Shu moderno el objetivo principal es hacer un espectáculo vistoso. Los diferentes tipos de fuerza que caracterizan cada técnica y la hacen eficiente están ausentes, y se le pone mayor énfasis a la velocidad y a las acrobacias.

La segunda diferencia es un resultado de la primera, y repara en el método de entrenamiento. El artista marcial que practica la ejecución eficiente de un golpe o de una técnica de defensa, entrena distinto al atleta que practica la ejecución de un doble salto aéreo con giro aterrizando con una apertura de piernas.

Por  otro lado, el Wu Shu moderno aporta un sistema de competicion deportiva, no exento de  interes, y proyeccion de las artes marciales chinas al gran publico, manteniendo el duro entrenamiento y la búsqueda de de la perfección técnica a traves del esfuerzo.

Sea como fuere, el Wu Shu moderno, aunque diferente del Wu Shu tradicional, es un deporte muy interesante y no veo nada malo en su difusión ni en su futura inclusión como deporte olímpico. Por supuesto, esto no significa que deberíamos dejar a un lado el Wu Shu tradicional, ya que opino que ambas son disciplinas distintas, con objetivos bien diferenciados.

sábado, 11 de diciembre de 2010

El Origen del Karate-Do

Okinawa y la tradición marcial de las islas Ryukyu

Okinawa es la más importante de una cadena de pequeñas islas situadas exactamente a mitad de camino entre Japón y China.

Las Ryukyu. Islas de pescadores y navegantes que siempre han tenido una posición relevante en los contactos entre el Imperio del Sol Naciente y el Reino del Mediodía (China). Comerciantes y marinos las recorrían transportando mercancías y naturalmente trasmitiendo técnicas marciales. La necesidad de defenderse de los piratas japoneses Wako y los inevitables contactos con guardias y guerreros profesionales influyeron en la evolución de las técnicas de combate en Okinawa y en el resto de las Ryukyu.

Tenemos noticias de prácticas guerreras, aunque no estrictamente marciales, en Okinawa, desde antes del siglo VII pero, por lo que conocemos, se trataba de métodos burdos y casi prehistóricos. La evolución marcial de Okinawa siguió esencialmente dos rutas que a la luz de su situación geográfica resultan previsibles. Por un lado tenemos una influencia muy marcada de las escuelas de combate chinas, que los marineros de Okinawa aprendieron en puertos como Fukien (donde existían asentamientos de Okinawa desde tiempos muy antiguos). Por otra parte, los beligerantes vecinos japoneses llegaron al archipiélago llevándose aprendidas sus propias artes marciales. Ciertamente los núcleos pertenecientes al dan Taira (que en torno al siglo X, después de la derrota contra los Mynamoto buscaron refugio en las playas de Okinawa), introdujeron armas y ceremonias marciales pronto adoptadas por la elite gobernante del archipiélago. Divididos en principados combatientes de escasa entidad, los habitantes de Okinawa lograron la unidad en el siglo XIII, bajo la dinastía de los Shutten, rígidamente marcada por los modelos nipones.

En este mismo periodo las artes marciales de Okinawa experimentaron un decisivo aumento, con la elaboración tanto de técnicas armadas inspiradas en el budo (camino del combate) japonés, como de artes locales, desarmadas y de inspiración china. Es de destacar que ya en esta época los soberanos de Okinawa habían prohibido el uso de armas cortantes por el pueblo, prohibición a veces erróneamente atribuida a las sucesivas invasiones japonesas desde 1600.

El desarrollo marcial de Okinawa se puede resumir así: la nobleza practicaba fundamentalmente una forma de budo inspirada en los usos japoneses, que preveía el uso de armas. El pueblo, en cambio, prefería sistemas de inspiración china, algunos de los cuales eran armados y otros desarmados. La difusión de estas últimas tuvo gran éxito y enseguida se difundió entre la nobleza.

La mano del Tang

Contrariamente a todo lo que procedía de Japón, donde los métodos de lucha cuerpo a cuerpo daban prioridad a las presas y proyecciones (consecuencia del uso de las armaduras, que hacían inútiles los golpes y en consecuencia implicaban técnicas con las que proyectar al suelo o desarmar a un guerrero), en Okinawa el combate desarmado se desarrolló generalmente entre adversarios privados de protecciones. La influencia de la escuela china y de sus divisiones en estilos "duros" y "blandos" encuentra su correspondencia en las escuelas de combate de Okinawa. Estas se desarrollaron siguiendo su distribución geográfica en relación a las diferentes ciudades, cada una de las cuales seguía un estilo propio de una región de China, probablemente dependiendo de los contactos comerciales y culturales mutuos.

La técnica que se practicaba en la ciudad de Shuri, por ejemplo, estaba fuertemente inspirada en los estilos periféricos, "duros", del boxeo chino, derivados de la escuela del templo de Shaolin. Era un estilo que daba prioridad a los movimientos vigorosos, de fuerza, a veces espectaculares y basados en la aplicación de la potencia. En Naha, en cambio, se practicaba una técnica influenciada por los estilos internos, o "blandos", originarios de las montañas del norte de China, en la región de Wudang, de la que el Tai Chi es la más conocida versión moderna.

Obviamente la necesidad y el espíritu pragmático de los habitantes de Okinawa adaptaron las sofisticadas elaboraciones taoístas de los estilos internos chinos, más fluidas y referidas al uso del Ki, energía interna, creando una técnica más fácil de aplicar, al contrario que el estilo "duro", inspirada en movimientos circulares. En cambio, en Tomari se practicaba un estilo que unía las características de su escuela en una fusión entre "duro" y "blando", que habría estado en la base de la escuela Goju (literalmente: "duro y blando"), el estilo más característico del karate de Okinawa. Todas estas escuelas aún recibían una indiscutible influencia china, tanta que la transcripción del nombre generalmente atribuida, Tode, que traducía su origen de una forma que los japoneses encontraron enseguida insoportable… "Te" significaba "mano" y aludía al uso del cuerpo humano como arma. El término "To", en cambio, podía ser traducido como "vacío" en el sentido de "manos desnudas" pero también como "Tang", el ideograma que en aquella época identificaba a China. El Tode, el arte marcial de Okinawa, era además la técnica de la mano vacía, pero también "la mano del Tang", o bien la "escuela de las artes marciales de China".

Nota personal: Si bien es cierto que la influencia China en el Tode de Okinawa es muy evidente, algunos eruditos okinawenses como Hokama Tetsuhiro afirman que el Tode comparte influencias tambien con la India y el Sudeste Asiatico.

La invasión de Satsuma y el nacimiento del karate

Con el transcurso del tiempo otros acontecimientos habían ido madurando en el ambiente social y en las prácticas marciales de las islas Ryukyu. En 1600, en Japón, Tokugawa Yeasu fue ascendido al título de shogun (gobernador militar nombrado directamente por el emperador). Para tener bajo control a los Satsuma, pertenecientes a un clan de la isla de Honshu, desconfiados pero todavía poderosos, ofrecieron al señor de este feudo la posibilidad de adueñarse y reinar sobre la vecina isla de Ryukyu, que desde entonces formó parte de forma estable, aunque no todavía de manera oficial, del imperio nipón.

El impacto de los invasores sobre la vida del archipiélago fue duro. Desautorizada la nobleza local, los samurai de Satsuma impusieron tasas y un dominio que podemos imaginar que fue mal soportado por la población. Naturalmente prohibieron la práctica de todas las artes marciales y el Tode, exhibiendo sus orígenes chinos, fue practicado clandestinamente. No tenemos pruebas concretas sobre el hecho de que, como algún romántico ha querido hacer creer, los habitantes de Okinawa se enfrentaran con las manos desnudas o con cualquier primitiva arma local a los samurais armados de corazas, espadas y lanzas: después de todo, el Tode y los métodos que se utilizaban no eran sistemas de combate mágicos, y un samurai armado de espada y armadura era realmente una temible máquina de guerra. Sin embargo es necesario reconocer que en un periodo semejante de guerras y bandoleros las artes marciales encontraron ocasión de ser aplicadas en defensa personal.

Después de la restauración Meiji (1868) y la consiguiente desaparición de la clase samurai y la prohibición de llevar la espada, también para los guerreros profesionales, Japón afrontó en su conjunto un radical combate, en el que fue abundante la influencia sobre Okinawa y sus técnicas marciales.

En. primer lugar las islas Ryukyu habían pasado a formar parte estable de Japón. Además muchas imposiciones a la población habían venido a menos y con ello también la vejación que podía estimular a los habitantes al ejercicio de las artes marciales. La pasión de los habitantes de Okinawa por el combate desarmado, no se había debilitado y, con el cese de la prohibición de practicarlo, las artes marciales locales pudieron desarrollarse a la luz del sol, hasta el punto de que en 1903, el tode fue incluido en los programas de estudio de las escuelas del archipiélago (prueba definitiva de que no estaba realmente prohibido).

En este mismo periodo las artes marciales niponas experimentaron un radical cambio, pasando del jitsu (arte o técnica para aplicación bélica) al do (método o camino que, a través del ejercicio de la lucha, lleva a una mejora de la existencia). La revolución introducida por Jigoro Kano con la codificación del Judo tuvo su reflejo también en las artes de combate de Okinawa: un profesor de escuela experto en Tode, Gichin Funakoshi, fue invitado por el mismo Kano a realizar una demostración de su arte en Tokio, delante del emperador. La pasión de los japoneses por la nueva forma de combate fue inmediata y arrolladora. Pronto el arte del combate de Okinawa fue importado e incorporado al nuevo cuerpo de disciplina budo, adoptado en la escuela y en la universidad.

Naturalmente aún quedaba el problema del nombre; para el Japón de principios de siglo, inflamado de renovado imperialismo, la connotación china (la mano del Tang) era inaceptable. Por ello se llegó a un compromiso aceptado, no sin cierta repugnancia, también por los más severos maestros de Okinawa: el nuevo arte marcial, en la visión moderna codificada de Funakoshi, sería llamado kárate.  

Kara era una palabra que significaba "vacío" en la acepción de "mano desnuda" y al mismo tiempo, aludía a la "mente vacía", es decir, libre de todo obstáculo y orientada hacia un objetivo, un concepto zen muy querido por el maestro de las artes marciales japonesas y no totalmente extraño a la cultura de los de Okinawa.

Nacía así el karate-do, un arte marcial que, aunque de origen chino, adquiría características típicamente japonesas.

Texo Extraído del libro "Lecciones de karate"

jueves, 9 de diciembre de 2010

Similitudes entre Hung Gar y Choy Li Fut

En el mundo de las artes marciales chinas, si practicas alguno de los estilos sureños (Hung Gar, Choy Li Fut, Wing Tsun… etc) llega un momento en el que empiezas a preguntarte como son los otros sistemas, y si existe una relación técnica entre tu estilo y los demás… en mi caso la curiosidad me entro tras el ultimo torneo que organizamos, en el cual fue notable la participación de la escuela Hung Sing de Choy Li Fut. Mas concretamente, me llamo la atención que tras los combates de “sanda” uno de los participantes de la escuela me comento que “el Hung Gar era como el Choy Li Fut, pero a lo bruto”… huelga decir que el comentario me hizo mucha gracia, pero desde entonces he estado dándole vueltas al tema:

¿Existe alguna relación entre el sistema Hung Gar y el sistema Choy Li Fut?

Chan Heung (陈享)
Muchas de sus técnicas parecen similares, y puede que para el ojo poco entrenado en estas secuencias boxísticas parezcan ser lo mismo.

En principio, el Choy Li Fut es una recopilación de técnicas específicas tanto del puño norteño de china, como del puño sureño propiamente. En el sur, existian en la antigua China, 5 ramas importantes del puño, con algunas características que compartían entre si, atento a que según se dice, los creadores de estas ramas eran monjes supervivientes de la destrucción del templo Shaolin original. Esas ramas, o familias (Gar/Ka/Jia) eran denominadas como Hung Gar, Li Gar, Choi Gar, Mok Gar, y Lau Gar.

Destacar estas familias marciales es de importancia, ya que uno de esos pilares del boxeo sureño, es como se puede ver, el Hung Gar. No obstante, el creador del Choy Li Fut, Chan Heung (陳享) estudió el arte del puño con diferentes Maestros.

En primera instancia, se ha documentado que sus orígenes de boxeo comenzaron con su tío, un eficiente boxeador sureño de estilo Fukien Siulam, llamado Chan Yuen Wu (陳遠護).

Chan Yuen Wu parece haberle enseñado el estilo de los puños de Buda -Fut Gar- (
佛家), cuya peculiaridad radica en su manera de golpear, enfatizando el uso de las palmas trabajadas para golpear “dentro” del cuerpo y no solo en la superficie del mismo.

Luego, Chan Heung a medida que progresaba, siguió aprendiendo de otros Maestros entre los que se encontraban Li Yau San (
李友山). El Maestro Li, se le tiene por el creador del boxeo Li Gar (李家).

Si seguimos el recorrido por el aprendizaje de Kung Fu de Chan Heung, vemos que también estudió en el monte Lofau (Luofu) el boxeo del monje Choi Fook (
). Famoso por desarrollar el boxeo Choi Gar. Si volvemos a leer las 5 familias que mencionamos al principio, vereis que es la cuarta familia.

Habiendo entrenado todas estas técnicas, Chan Heung vuelve a su aldea natal en Kin Mui (京梅). De esta manera, con los conocimientos de los estilos detallados bajo el aprendizaje de los Maestros mencionados, Chan Heung desarrolla los componentes de la rotación de cintura, la continuidad en distancia de puño largo a través de pasos y posturas de gran movilidad, aunque manteniendo presente el núcleo del boxeo sureño (generalmente alusivo a la representación de algunos animales como el Tigre, la Serpiente, la Grulla, el Dragón… etc.) que se encontraba presente y compartido en los anteriores estilos del Shaolin,  y que fuera perfeccionado en Fukien, dando paso a lo que hoy se conoce como el sistema Choy Li Fut (蔡李佛). Por esta razón se ven “similitudes” entre el Hung Gar y el Choy Li Fut de Chan Heung.

Asimismo, el Choy Li Fut posee también las características de las patadas norteñas. Respecto al estas tecnicas de pateo, se supone que es característico de la línea Bak Sing Choy Li Fut principalmente, dado que el desarrollo de esa línea fue originada por los Maestros Tan Sam (CLF) y Ku Yu Cheung (Shaolin Norteño).

Dichas combinaciones de las piernas fueron introducidas, supuestamente, porque Tan Sam admiraba la forma de dar patadas demostrada por el Patriarca Ku, y la agresividad que le aportaban al combatir.

Dicho esto, no es extraño que encontremos cierta similitud entre el boxeo del Hung Gar y el del propio Choy Li Fut, aunque en definitiva sean sistemas de lucha distintos y bien diferenciados.


Conclusiones tecnicas de Sifu Neldo Sacomani

martes, 30 de noviembre de 2010

Gran Maestro Wong Fei Hung

Supuesta fotografía de Wong Fei Hung
 Wong Fei Hung (en cantonés), o Huang Fei Hong (en mandarín) fue un artista marcial, practicante de la medicina tradicional china y un hombre revolucionario, que pasó a ser considerado un héroe por el folklore chino; lo que haría que posteriormente una extensa cantidad de series y películas basadas en sus hazañas y su leyenda salieran a la luz.

Se dice (aunque no se tiene constancia de que sea cierto) que Wong Fei Hung nació en Foshan el noveno día del séptimo mes del vigésimo séptimo año del reinado del emperador Daoguang, esto es, el 9 de julio de 1847, en el distrito Nam Hoi de la provincia de Cantón dentro de una respetada familia de practicantes de Kung Fu. De muy pequeño, comenzó a estudiar artes marciales bajo la tutela de su padre Wong Kei Ying, uno de los Diez Tigres de Cantón y médico de profesión. Para incrementar sus escasos ingresos familiares, viajó con su padre hasta Foshan en Guangzhou y por el resto de la provincial de Cantón realizando exhibiciones de artes marciales, vendiendo medicinas y practicando con algunos de los mejores maestros de la época.

Aún siendo joven, Wong demostraba tener un gran potencial como artista marcial. Con trece años de edad y mientras realizaba una demostración de artes marciales en Douzhixiang, Foshan, Wong Fei Hung conoció a Lam Fuk Sing, mejor discípulo del famoso maestro Tit Kiu Sam, quien le traspasó todo su conocimiento, incluida la forma Tit Sin Kuen, creada por su maestro. Cuando cumplió dieciséis años, Wong abrió escuelas de artes marciales en Shuijiao, Diqipu y Xiguan, en la provincia de Cantón y también heredó la escuela y clínica Po Chi Lam de su padre, situada en la calle Renan de Foshan, a la que acudía mucha gente para estudiar su famoso Hung Gar. Para cuando tuvo tan solo veinte años ya era altamente respetado como médico y artista marcial, aparte de por su buen carácter y sentido de la justicia. También fue famoso por su excelente Danza del León, lo que le dio el sobrenombre del “Rey de los leones”. Siempre trataba de ayudar o curar a quien lo necesitase, fuera quien fuera.

Fei Hung era médico y enseñaba acupuntura y otros métodos de medicina tradicional china en su clínica Po Chi Lam situada en Foshan (donde se emplazaría más tarde un museo en su memoria), en la provincia de Cantón, China.

Como maestro de artes marciales tuvo varios aprendices. Entre sus más famosos discípulos destacaron Lam Sai Wing, Tang Fong, Leung Foon, o Ling Wan Gai. También estaba vinculado con Chi Su Hua, conocido como “el Mendigo”

Fue contratado como médico militar, instructor de artes marciales para el ejército, y era el líder de la milicia Civil. Más tarde siguió a Liu Yongfu para combatir contra la armada japonesa en Taiwán. Sus habilidades marciales y la efectividad en su Hung Gar, fueron puestas a prueba muchas veces en duelos públicos contra otros maestros de kung fu, los cuales nunca pudieron vencerle. Sin embargo en sus últimos años su vida estuvo llena de frustración, puesto que sufrió la muerte de su hijo y la quema de su clínica familiar y escuela.

Se le considera el padre del Hung Gar moderno. Sistematizó el estilo y personalizó su versión de la forma del Tigre y la Grulla (Fu Hok Sheong Yin Kuen) e incorporó su técnica de los “Diez Puños Especiales”, que empleaba a menudo en sus combates para derrotar a sus oponentes. Además se le acredita como el autor del Sap Yin Kuen, una forma a medio camino entre Fu Hok Seung Yin Kuen y el Tit Sin Kuen. Era famoso por su habilidad en la técnica conocida como la “Patada Sin Sombra” y curiosamente por decir el nombre de sus técnicas mientras las empleaba en combate. Era diestro también en el uso de el bastón largo de madera, con la ayuda del cual se dice que derrotó a treinta gángsters en los muelles de Cantón.


Wong es a veces confundido como perteneciente a los diez tigres de Cantón, grupo de diez maestros de artes marciales de Cantón del final de la dinastía Qing (1644-1912). Su padre Wong Kei Ying, sin embargo, sí que fue uno de ellos. Debido a sus heroicos esfuerzos por defender el orgullo de la cultura china en un periodo en el que la moral china estaba decayendo, Wong Fei Hung es conocido a veces como el “El Tigre tras los Tigres”

Se casó cuatro veces y tuvo muchos hijos, sin embargo la suerte no le acompaño en la vida... Tres de sus esposas murieron por enfermedad. Se dice que su primera esposa murió al poco tiempo de su boda. Con ella no tuvo hijos, pero la segunda le dio dos a los que llamó Wong Hon Sum y Wong Hong Lam. Lamentablemente ella también murió. La tercera esposa tampoco vivió mucho pero le dio dos hijos también, Wong Hon Hei y Wong Hon Hsu. Se dice que su primer hijo Wong Hom Sum era excelente en kung fu, pero desgraciadamente fue emboscado y asesinado a tiros por pandilleros. Después de este trágico incidente Wong Fei Hung no volvió a enseñar kung fu a sus otros hijos para protegerlos.

Mok Gwai Lan
Wong Fei Hung no volvió a casarse durante muchos años… hasta que conoció a Mok Gwai Lan a través de un divertido y avergonzarte incidente. Se dice que Wong Fei Hung y sus estudiantes fueron contratados para ejecutar la danza del león y hacer una demostración de Kung Fu para el aniversario de la Asociación Lam Hoi. Después de ejecutar la Danza del León, el maestro Wong Fei Hung subió al escenario para demostrar sus habilidades ante un público ansioso. Durante su demostración uno de sus zapatos salió volando y golpeó en la cabeza a una joven mujer. Wong Fei Hung se le acercó y se disculpó, sin embargo la mujer estaba furiosa y lo abofeteó con el zapato y lo reprendió delante de todo el público diciéndole que siendo un gran maestro debía ser más cuidadoso porque pudo herir a alguien y que no tenía excusa alguna. Tras este incidente, Wong Fei Hung no pudo olvidarla y averiguó que se llamaba Mok Gwei Lan y que estaba soltera. Supo que era de una respetable familia de maestros de kung fu y que estaba muy bien entrenada en su estilo Mok Gar (la familia Mok es una de las cinco familias del Hung Gar). Se dice que fue entrenada por su tío, gran amigo de Wong Fei Hung. A pesar de la diferencia de edad, se casaron. Debido a su entrenamiento y experiencia en Mok Gar y a su interés, el maestro Wong le enseñó el sistema Hung Gar y más tarde se convirtió en instructora de las clases para mujeres.

Después del fallecimiento de Wong Fei Hung, ella se mudó a Hong Kong con sus hijos y vivió en Wanchai donde continuó enseñando Kung Fu hasta su muerte. Fue entrevistada por la televisión de Hong Kong varias veces en la década de los 60 y 70. Cuando tenía alrededor de 80 años ejecutó “Fu Hok Seung Yin Kuen” para la televisión. 

En año lunar, el vigésimo quinto día del tercer mes de 1924 (25 de marzo de 1924) Wong Fei Hung murió de enfermedad en el hospital de Cantón, Chengxi Fangbian. Su mujer y dos de sus mejores estudiantes, Lam Sai-Wing y Tang Sai-King se desplazaron a Hong Kong, donde continuaron enseñando el arte marcial de Wong Fei Hung.

Tras su muerte se convertiría en un héroe legendario de la cultura china cuya vida mezclada con hechos ficticios sería objeto de decenas de películas y relatos.

Wong Fei Hung ha sido inmortalizado en más de cien películas por actores como Kwan Tak Hing (más de 80 películas y varias series sobre el maestro Wong entre 1949 y 1980), Jet Li (en la serie de películas Erase una vez en China), Vincent Zhao (Érase una vez en China 4, Érase una vez en China 5), Gordon Liu (El desafío de los maestros (1976), Martial Club (1981)), Chin Kar Lok (Great Hero From China (1992)), Sammo Hung (La vuelta al mundo en 80 días (2004)), Ku Feng (The Master of Kung Fu (1973)), Wang Chun (Fist from Shaolin (1993)), Shih Chung Tien (Rivals of Kung Fu (1974)) o Angie Tsang (El mono de hierro (1993)) entre otras muchas.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Kyudo, "El Camino del Arco Japones"

Kyudo significa literalmente "el camino del arco".

Se trata de un arte marcial japonés que se practica desde hace más de 20 siglos en Japón. Rodeado de mitos y leyendas, el kyudo ha sobrevivido en la historia, pasando por diferentes etapas: Se tiene conocimiento que el kyudo ya era practicado en la prehistoria, más tarde, alrededor del año 200, en la cultura japonesa denominada Jomon; durante la época feudal y hasta nuestros días. 

Antiguamente el tiro de arco era practicado por cazadores y guerreros, pero contenía una faceta religiosa, ya que se practicaba también durante la ceremonia del té (muy importante en la cultura japonesa), ritos religiosos… etc. Su nombre original fue kyujutsu (técnica del arco); es por ello que muchas escuelas son conocidas como “ryu”. Los tiempos en que el arco era utilizado como un arma están ya lejos del concepto actual, practicado como un arte y ceremonia, que concede en su práctica beneficios físicos, morales y mentales. 

En su forma más pura, el kyudo es practicado como un arte y busca el desarrollo moral y espiritual del individuo. Muchos arqueros lo ven como deporte, pero la meta que los mas devotos practicantes esperan alcanzar es el "seisha seichu" o "tiro correcto en golpe correcto" (básicamente una comunión de mente y cuerpo a trabes de un disparo perfecto).

En el kyudo, lo deseado es la acción única de expansión ("nobiai") que resulta en un tiro liberado naturalmente; por tanto se practica a través del llamado tiro instintivo; esto es disparar la flecha sin ningún tipo de puntero, contrapeso o “adelanto técnico” propio de la arquería olímpica actual, y con un Yumi, o arco largo tradicional japonés. Cuando el espíritu y el equilibrio del tiro son correctos, el resultado es que la flecha llega al blanco. Asi, abandonarse a si mismo completamente en el tiro es el objetivo espiritual. del Kyudo. Muchos kyudokas evitan los torneos y las competiciones por este motivo. 

En su práctica, el kyudo puede variar de una escuela a otra, aunque sigan el mismo estilo. Es por ello que en 1953 La Federación Japonesa de Kyudo estandarizó algunas de sus normas. 

El practicante de kyudo suele comenzar sentado (seiza) en posición de meditación (mokuso). El practicante de kyudo tensa su arco y dispara a una diana llamada makiwara, colocada a 2,13 m. La diana se coloca tan cerca porque no se pretende en un primer momento que afine la puntería con grandes distancias, sino que practique la posición del cuerpo y vea mentalmente la trayectoria que podría llevar la flecha. La diana (Mato) mide 36 cm , o 12 sun (sun era una antigua unidad de medida japonesa equivalente a 3 cm) si es colocada a 28 m. Dependiendo del nivel de cada kyudoka esta distancia puede acortarse durante la práctica.

Puedes obtener más información en la Asociación Española de Kyudo.

viernes, 26 de noviembre de 2010

Los Dos Tipos de Fuerza del Kung Fu


Existen dos tipos de fuerza que pueden ser desarrollados a trabes del entrenamiento de Kung Fu. 

El primero, conocido como Hei Lek, o fuerza natural del cuerpo, es la fuerza muscular de la persona, basada en su peso y complexión. Una persona alta y fornida generalmente tendrá una gran fuerza Hei Lek. Esta fuerza puede desarrollarse a trabes del entrenamiento muscular, como por ejemplo levantando pesas o a trabes de cualquier otro ejercicio muscular.

El segundo tipo de fuerza empleada en el Kung Fu es llamada Gin Lek, y es un tipo de fuerza muy distinta al Hei Lek, ya que es producto de la concentración y la correcta respiración, no de la fuerza bruta. Al contrario que en el Hei Lek, el tamaño y la complexión no afectan Gin Lek. El Gin procede de la parte baja del abdomen y fluye a trabes del torso, brazos y manos, hasta la punta de los dedos. Es el uso del Gin Lek lo que da verdadera potencia a los ataques de un boxeador de Kung Fu. Asi, quizas podría parecer ligero, pero sus bloqueos y golpes tienen una gran fuerza.

Un ejemplo muy notable, por lo famoso, fue el de Bruce Lee. Bruce con una altura de 1,71 cm y 64 Kg de peso no era una persona físicamente imponente, sin embargo tenia una enorme fuerza y potencia física, sorprendente teniendo en cuenta la relativa ligereza de su cuerpo.

Dominar el Gin es muy difícil, y un estudiante empezara utilizando su fuerza física (Hei Lek), pero ira desarrollando su Gin Lek a trabes del duro entrenamiento.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Defensa Contra Cuchillo

 El otro día, en un famoso foro de artes marciales, uno de los habituales, y maestro de wing tsun, colgó este articulo, dado unos consejos para salir con bien de una lucha contra cuchillos; los cuales me parecieron lo bastante serios e interesantes como para colgarlos en el blog. Sin mas prólogos, aquí los dejo:

---------------------------------------------------------------------

En la actualidad, hay muchos estilos que entrenan la defensa contra ataques de cuchillos, ya sean estilos modernos o estilos antiguos.

Esta claro que muchas de las técnicas que se usan son efectivas, ya que fueron demostradas con el correr del tiempo, pero fueron ejecutadas por grandes maestros, los cuales dedicaban 8 o 10 horas a entrenarlas, ya que sabían que después, sus vidas realmente se verían en peligro. No como hoy día, que se entrenan pocas horas, como hobby, y encima con mas guasa que antiguamente, cuando no se podía ni hablar en clase.

Teniendo esto en cuenta, yo os invitaría a que probéis vuestra técnica, con alguien armado con un rotulador y que no sea un compañero, sino un colega puñetero o similar. Después, entre los dos contar los pintarrajos y jugaros el almuerzo celebrando que era un rotulador y no un cuchillo…

El ataque de estocada es el mas difícil de defender, por lo que no tonteéis mucho con el o acabareis criando malvas en el cementerio.

Muchos hablan de coger la mano armada cuando os lanzan la estocada, pero…

¿Realmente creéis ser capaces de cogerle la mano a un boxeador que os lance un directo?
me extrañaría muchísimo… pero si, además, le añades el peligro de llevar un cuchillo en la mano, en la calle, contra una persona que no os conoce y le da lo mismo mataros que no, pues como que se complica todo bastante.

Entrenar en el gimnasio y perfeccionar, pero en una situación real, ser conscientes de lo que vais a hacer y pensar si merece la pena. Una cosa es que te quieran apuñalar y tengas que responder como sea, y otra es que te señalen con el cuchillo para robarte…

Yo por propia experiencia pondría 4 reglas de oro para una situación real (y voy lleno de cortes por todos lados, pero lo puedo contar):

1º La distancia: Procura mantener siempre la distancia.
En el cuerpo a cuerpo con una persona armada, eso de “le entro y le doy un puñetazo en la cara” esta muy bien, pero posiblemente, cuando lo hagas tendrás el puñal en el estomago clavado, y de no ser así, me alegra que te funcionase, pero yo no lo volvería a intentar por si no tengo la misma suerte…

2º Los desplazamientos : aunque hay muchos ángulos para desplazarse, yo siempre recomiendo lo mismo. El primer desplazamiento tiene que ser de 45º pero retrocediendo, siempre por la cara externa del brazo atacante. Es decir, que si te ataca con la mano derecha tienes que desplazarte hacia atrás y en ángulo de 45º hacia tu izquierda (y si es con la otra mano al contrario), para quedar por fuera del ángulo de ataque y evitar que te pueda golpear con la otra mano… algo que muchos olvidan.

El motivo de que el primer movimiento sea hacia atrás es muy simple. Bajo estrés, por el ataque de un cuchillo, el cuerpo se bloquea, saliendo hacia atrás, tomas el primer contacto con el agresor y desbloqueas el  cuerpo. Ir hacia el interior seria un suicidio, a no ser que ayas tenido tantos problemas similares en la calle para que tu cuerpo no se inmute al ser agredido por arma.

El agresor no es el portador del cuchillo, sino el cuchillo en si: por lo que no debes pelear con el portador, sino con la mano portadora del cuchillo, la cual, en su mayor extensión será mas vulnerable, tanto muñeca como codo.

Usa cualquier cosa que tengas a tu alcance: Para poder hacer el mayor daño posible, tanto a muñeca, como al antebrazo, codo, tríceps o bíceps.

Usa lo que tengas a tu alcance, cualquier cosa, ya sean llaves, móvil, bolígrafo, botellin de agua…etc, ya que harás daño y tendrás mas posibilidades de ganar, o al menos salir a salvo de la situación en cuanto tengas oportunidad: mas vale que te digan cobarde vivo, que valiente muerto. 


Bueno, luego esta el saber ver el entorno, analizarlo, aprovechar cualquier cosa, como por ejemplo, unas llaves en la mano derecha y una chaqueta liada en la mano izquierda como escudo, evitar los cortes a las arterias, como el interior de las muñecas... y sobretodo, no hacer nada si no estas muy seguro.

Un abrazo a todos

David García ( Chicomazda6 )

lunes, 22 de noviembre de 2010

Los Cinco Animales del Hung Gar

Imagen original de Rebecca Kemp
Tanto si ha sido por curación o lucha, la imitación de los animales ha sido siempre importante en el Kung Fu.

En el siglo segundo, Hua To, un famoso cirujano, desarrollo una serie de ejercicios gimnasticos basados en los movimientos de ciertos animales, tales como el tigre, el ciervo, el oso, el mono o las aves. Y de la misma forma en las artes marciales, se desarrollaron técnicas de lucha basadas en los animales salvajes.

Los “Cinco antiguos puños” surgen básicamente de la imitación de ciertos animales… así, la forma del Tigre se dice que representa el desarrollo de los huesos y la fuerza dinámica, la forma de la Grulla trabaja los tendones y el desarrollo espiritual, la del Dragón aporta tanto movimientos externos como internos, la del Leopardo es velocidad y agilidad, mientras que la forma de la Serpiente trabaja la fuerza interior o Chi.

Ahora voy a hacer una breve introducción a las formas de estos animales, que son los que aparecen en el estilo Hung Gar:

EL TIGRE

Las Garras del Tigre son la mayor característica de este estilo. La Garra del Tigre es una combinación de ataque con la mano entreabierta, seguido de un agarre de arrastre con los dedos. Además puede utilizarse defensivamente para desequilibrar a un oponente o bloquear y agarrar la extremidad atacante de un oponente. Como sucede en otros estilos de boxeo chino, las distintas técnicas de esta forma son descritas de forma a menudo poética, como por ejemplo “Las Garras del tigre negro”, “El tigre saltando desde la colina” o “El tigre se oculta entre la hierba”.

LA GRULLA

El estilo de la grulla imita al ave preparada para aterrizar o iniciar el vuelo, o cuando esta tranquilamente apoyada en una de sus patas. El ataque principal de este estilo se llama “El pico de la grulla”, apretando los cinco dedos de la mano en una forma semejante al pico y la cabeza del ave, y su objetivo suelen ser los puntos vitales del oponente, tales como los ojos, garganta o ingle por ejemplo.

LA SERPIENTE

Los dedos de la mano en el estilo de la serpiente representan la cabeza de una serpiente preparada para lanzar su ataque contra una presa. El antebrazo representa su puerpo erguido, y la mano la cabeza. Los dedos extendidos representan su lengua vifida, preparada para atacar los ojos o la garganta.

EL DRAGON

El dragon juega un papel importante en la mitologia china. Este estilo pretende simbolizar los poderosos aunque flexibles movimientos de estos seres cuando emergen del mar, siempre moviendo su flexible cuerpo. Asi, una de sus tecnicas representa el azote de su cola y sus garras, mientras que otras representan al orbe de fuego al que se les suele asociar.

EL LEOPARDO

En este estilo se aprende a golpear con la caracteristica “Garra del Leopardo”, con la cual se ataca, no con el puño completamente cerrado, sino golpeando con los dedos cerrados en la primera articulación. El puño cerrado asi es similar a la garra de un gato o leopardo, y ejecutada correctamente asesta golpes penetrantes, que hacen daño en el interior del cuerpo, ya que concentran toda la fuerza del golpe en una zona mucho mas pequeña que con un puño cerrado. Esta forma suele acompañarse del uso del antebrazo para abrir la guardia del oponente o bloquear su contraataque.


viernes, 19 de noviembre de 2010

Los Cinco Antiguos Puños del Kung Fu Shaolin

Muchos de los estilos de Kung fu practicados actualmente se originaron en el templo Shaolin (Siu Lum en Cantones o Shorin-ji Kempo en Japonés). La historia del Kung Fu Shaolin, igual que la historia de otras artes marciales antiguas, es ambigua y contradictoria, cubierta por el velo de la leyenda… Se sabe muy poco del templo propiamente dicho, pero la versión mas popular sobre su origen dice que fue construido en la provincia de Honan en el Norte de China hace aproximadamente 1600 años.

En el año 520 AD un monje indio llamado Tamo llego a china para predicar el Budismo. Tamo (o Bodhidharma, como es llamado a veces), fue una figura importante pero misteriosa del Kung Fu. Hijo del Rey Sugandha, fue un guerrero que recibió entrenamiento marcial en la India por parte de un viejo maestro, llamado Prajnatara.

Cuando el entro en el templo Shaolin, el se encontró con que los monjes no tenían muy buena forma fisica, debilitados por las largas horas de estática meditación. Para solventarlo el maestro indio les enseño 18 ejercicios con los que fortalecer la mente y el cuerpo. Las dieciocho manos de Ho-Lan, como se conocen hoy, son consideradas la base del Kung Fu Shaolin. Además, también se le atribuye a Tamo la incorporación en el templo del concepto del Ch’ar o Zen.

Por el contrario, algunos historiadores creen que los monjes Shaolin ya conocían y practicaban sus propios sistemas de lucha años antes de la llegada de Tamo, considerándolo imprescindible para sobrevivir a los frecuentes ataques de bandidos y saqueadores a los que estaban sometidos.

En cualquier caso, los historiadores se ponen de acuerdo en que su mayor desarrollo surgió en el siglo XVI, cuando un adinerado joven llamado Kwok Yuen entro en el templo y amplio las 18 ejercicios de Tamo a 72. Pero no contento con esto, y considerando que las artes marciales del templo aun no habían alcanzado todo su potencial, se embarco en una peregrinación por toda China en busca de conocimiento marcial.

En su largo viaje, conoció al maestro Pak Yook Fong y a un anciano llamado Li, ambos expertos en las técnicas de lucha sin armas, y se los llevo consigo de vuelta al templo Shaolin. Con su ayuda amplio sus 72 ejercicios originales a un total de 170, y los clasifico en cinco estilos distintos: el Tigre, la Grulla, el Dragón, el Leopardo y la Serpiente, los cuales fueron posteriormente mejorados y fundidos en un estilo llamado “Los Cinco Antiguos Puños”.

Por aquel entonces, un estudiante Shaolin, solo se convertía en un monje pleno, pasando una prueba de habilidad a vida o muerte. Era enviado a un laberinto repleto de trampas astutas y a menudo mortales, especialmente diseñadas para poner a prueba sus habilidades, y al final del mismo le esperaba una enorme urna de metal calentada hasta quemar, que el monje debía apartar con los antebrazos para poder salir del laberinto, lo cual dejaba en los antebrazos sendas quemaduras con forma de dragones, siendo este el símbolo ultimo y perpetuo de su nueva condición.

Durante muchas generaciones los secretos de las artes marciales de Shaolin se reservaron a los propios monjes, pero en el siglo XVII China fue conquistada por la dinastía Ching, y muchos oficiales y revendes de la antigua dinastía Ming buscaron refugio en el templo, por lo cual el ejercito de la nueva dinastía Ching termino por destruir el templo, persiguiendo a los monjes supervivientes como traidores.

Fue en aquella época, con la dispersión de los monjes supervivientes, que los secretos del Kung Fu Shaolin se abrieron al mundo.

A pesar de que no hay forma de saber con certeza cuantos de los estilos existentes hoy en día provienen del antiguo templo, se esta de acuerdo en que la mayoría de las grandes estilos que aun perviven pueden trazar su linaje hasta los “Cinco Antiguos Puños” de Yuen, Fong y Li.

De entre ellos, los sistemas sureños de lucha fueron sintetizados en cinco grandes estilos de lucha, llamados como sus creadores: Hung, Lau, Mok, Choi y Li.

En el Siglo XVIII, Hung Hee Gung (o Hung Hei Kun), un luchador que dedico su vida a las artes marciales, fue alumno de dos monjes Shaolin: Chee Sin, un experto en la lucha de largo alcance, y Fong Wing Chuen, un habilidoso boxeador en la lucha de corto alcance. Tras muchos años de estudio, Hung combinó lo mejor de ambos estilos, especializándose en los estilos de el Tigre y la Grulla.

El llamo a su escuela “Hung Kuen, Hu Hok Pai” (El Sistema del Tigre y la Grulla de Sifu Hung), y sus alumnos perpetuaron el estilo generación tras generación, preservando así las antiguas técnicas de lucha de los monjes Shaolin en el estilo Hung Gar, hasta el día de hoy.




¿Por que otro Blog de Kung Fu?



Y digo yo... ¿Por qué no?

La verdad es que me plantee este blog como un lugar desde el que dar a conocer el estilo Hung Gar Kuen de Kung fu, que es el estilo que yo practico, hablar sin complejos sobre el mundillo de las artes marciales, y en realidad comentar todo aquello que se me pase por la cebeza y que piense (con razón, o más a menudo sin ella) que podria ser interesante...

Si os puede interesar, seguir leyendo, y si no, buen viaje por La Red.