sábado, 24 de septiembre de 2011

PAK MEI, el estilo del Monje de la Ceja Blanca

Después de retirarse a la montaña de Emei, el monje Pak Mei se dedicó a la enseñanza, pero sólo la concentró en los monjes y no abiertamente. Al parecer, Pak Mei únicamente enseñó su estilo a otro monje llamado Gwon Wei, el cual enseñó el estilo a otro monje llamado Chuk Fat Wan, quien finalmente instruyó a Cheung Lai Chuen, la primera persona no monje en aprender el estilo y el que realmente lo dio a conocer, llevándolo desde China continental hasta Hong Kong a finales de los años 40. Cheung Lai Chuen se convertiría, así, en el Gran Maestro del estilo Pak Mei y el primero en enseñarlo abiertamente.



Esquemáticamente, el linaje del estilo Pak Mei es el siguiente:

Monje Pak Mei (Fundador)
Monje Gwon Wei
Monje Chuk Fat Wan
Gran Maestro Cheung Lai Chuen


LAS DIEZ NORMAS DEL MONJE PAK MEI

1°-   Respeta a tus antepasados, respeta a tu Maestro y respeta a Ias Artes Marciales.
2º-   Aprende a ser amable, aprende a ser generoso y aprende Kung Fu.
3º-   Aprende Artes Marciales como defensa personal.
4º-   Aprende a no abusar nunca del más débil.
5º-   Si es amigo tuyo, pero no es una buena persona, no le enseñes Pak Mei Kung Fu.
6º-   Si es rico, pero no es buena persona, no le enseñes Pak Mei Kung Fu.
7º-   Si es familia tuya pero no tiene buen corazón no le enseñes Pak Mei Kung Fu.
8º-  Si no es familia pero tiene buen corazón y generosidad, puedes enseñarle Pak Mei Kung Fu.
9º-   Aprende y comprende profundamente el Pak Mei Kung Fu.
10°- Aprender Pak Mei Kung Fu, es como convertir un ladrillo de barro en un bloque de oro.



LAS TECNICAS DEL ESTILO PAK MEI

El Pak Mei Kung Fu ha sido completamente secreto durante siglos y solo un grupo selecto de alumnos elegidos por los diferentes Maestros del estilo han sido instruidos en sus técnicas. Es un estilo del que todo el mundo ha oído hablar, pero muy pocos han podido ver y menos aún practicar. La contundencia y eficacia de sus técnicas es bien conocida en los círculos de Kung Fu y en cier­tos países sus practicantes tienen fama de ser totalmente despiadados con los oponentes y de no importarles utilizar técnicas mortales en cualquier enfrenta­miento.

Los estilistas de Pak Mei atacan con increíble seguridad ya que confían en que su ataque será el primero y el último. En relación al combate, hay una norma conocida por todos los practicantes de Pak Mei Kung Fu y que reza de la siguien­te manera: "si tú no mueves (intento de ataque) yo no muevo, si tu mueves yo atacaré mortalmente". Otros estilistas de Pak Mei tienen una versión ligeramen­te diferente a este refrán, que es: "cuando ataco no perdono, cuando perdono no ataco" (Cho sao paa lau chen, lau chen paa cho sao).

Cuentan los viejos Maestros que el Pak Mei es un estilo desarrollado por un monje Shaolin (el monje de la Ceja Blanca) para combatir contra las técnicas de Shaolin. Así, según la leyenda, el monje que escapó a la destrucción del Templo Shaolin ( Pak Mei) desarrolló un estilo completamente nuevo para poder hacer frente a las técnicas de Shaolin que eran conocidas por los manchúes*. Este estilo fué muy secreto y llevó el nombre del legendario monje que lo creó.

La distancia de combate en Pak Mei es corta, y siempre en avance. Las técnicas se enseñan en las primeras formas (Jik Bo Kuen, Kau Pou Toi...) y se puede apre­ciar que siempre son ejecutadas hacia adelante, atacando con técnicas de gran intensidad y velocidad, pues así es como se ejecutan las formas del estilo. De esta manera, desde un principio se prepara al practicante para el combate real, atacando siempre a los puntos más vulnerables, para que el combate sea lo menos duradero posible.


PRINCIPIOS TÉCNICOS: DEFENSAS Y ATAQUES

El Pak Mei es un estilo suave en sus defensas y potente y de gran velocidad en sus ataques. El trabajo del Chi es extremadamente importante siendo su adqui­sición y desarrollo una de las principales metas de los practicantes de Pak Mei. El combate a distancia corta obliga a que el sistema defensivo dentro de este estilo sea extremadamente efectivo y simple, ya que no hay ni tiempo ni distan­cia suficiente para poder rectificar. Las técnicas de ataque han de ser lo bastante directas, precisas y devastadoras para no dar al oponente otra oportunidad de ataque.

La estrategia defensiva del Pak Mei se basa en absorber el ataque del oponente, dándole así la sensación de que está golpeando algodones. Esto se consigue, mientras realizamos la adecuada defensa, por el hundimiento del pecho y acon­chamiento de la espalda. De esta forma, el practicante de Pak Mei consigue gas­tar muy pocas energías en la defensa, guardando así toda su fuerza para emple­arla en contraatacar con fuerza y velocidad explosiva. Para ello es esencial que los brazos estén suaves y flexibles hasta que contacten con las técnicas del ata­cante, volviéndose entonces rápidas y mortalmente penetrantes en el ataque, haciendo un bloqueo técnico simultáneo, súbito y repentino en el momento del impacto. Para conseguir esto, en cada golpe se conjuntan las cuatro fuerzas inter­nas (TAM, absorber; TOU, expulsar; FAO, flotar; CHAM, concentrar) con las seis fuerzas externas (KUE, caballo; YlU, cintura; PUI, cadera; KEEN, cuello; SAO, puño; HAA, dientes apretados).

Las técnicas de Pak Mei, para poder obtener el máximo de eficacia, además de tener fuerzas internas y externas están basados en cuatro conceptos que son:

1°. FAI CHOC (Velocidad)
2°. CHON KOO (Puntería)
3°. YAN TAA (Fuerza invisible, engañosa)
4°. LOON HAN (Fuerza)

Cuando el estilista de Pak Mei ha asimilado todas estas técnicas su cuerpo tiene que vérselas con tres puntos muy importantes.

1°. YU YEN (Redondeo de los hombros)
2°. PIN YEN (Encorvamiento, aconchamiento de la espalda)
3°. POO YEN (Finura)


Dentro de las artes marciales existen dos formas de definir la forma de entrar en el sistema defensivo o ataque del oponente, "por dentro de la puerta" o "por fuera de la puerta", refriéndose la puerta a los brazos y manos del oponente. Los practicantes de Pak Mei Kung Fu prefieren efectuar sus técnicas "por dentro de la puerta". Esta forma de combatir es más difícil y peligrosa, pero a la vez más efectiva ya que se encuentran más puntos vulnerables al alcance de las téc­nicas de ataque que si se efectuara "por fuera de la puer­ta" o sea por fuera de los brazos del oponente. Esto no quiere decir que el estilo Pak Mei no cuente en su arsenal con técnicas para atacar los laterales del atacante.

Hay que hacer hincapié en que combatir "por dentro de la puerta" del oponente entraña un gran peligro, pues los ataques del opo­nente pueden llegar con ambas manos segui­das. No obstante, en Pak Mei minimiza este peligro con gran velocidad en las técnicas de defensa y ataques y con técnicas de atra­pe de manos.

Todo esto, en suma, hace que el estilista de Pak Mei lleve a su oponente a su distancia de combate, cerrando la dis­tancia para evitar que el oponente vuelva a lanzar otros ataques. Esta forma de comba­tir es muy efectiva pero supone, obvia­mente, un difícil dominio.

El sistema defensivo en Pak Mei está basado en tres teorías, que son: pri­mero, absorber el golpe del oponen­te de forma que pierda la posición entrando así fácilmente en el contraataque; segundo, absor­ber el golpe y seguir movién­dote con la energía del opo­nente y; tercero, y de más alto nivel, absorber y ganar el control del opo­nente con atrapes de manos seguidos del contraataque.

Juan Morales"Jik Po" 直步


*¿POR QUE UN ESTILO PARA HACER FRENTE A LOS ESTILOS DE SHAOLIN?


El autor de este interesante texto explica que la razón de esto era que los estilos de Shaolin eran conocidos por los Manchues (casta dirigente de la China de aquel entonces y  responsables de la destrucción del templo Shaolin).

Pero hay otra version de esta historia que merece la pena comentar...


Esta historia comienza con un famoso monje de Shaolin llamado Pak Mei (Bai Mei en mandarín), tambien llamado "El monje de la Ceja Blanca", conocido así por sus cejas plateadas que tenían este aspecto, probablemente, por su avanzada edad.

Según la leyenda, el monje Pak Mei fue uno de los cinco antecesores (monjes más antiguos de Shaolin) y uno de los cinco supervivientes de la destrucción del templo. Los otros monjes que escaparon a la destrucción del templo fueron Jee Shim, Fung To Tak, Miu Hin y la monja Ng Mui.

En algunas versiones se dice que Pak Mei decidió permanecer neutral en la revuelta china contra los manchúes, basando su decisión en valores budistas como la "separación de los asuntos mundanos". En ese sentido, se cuen­ta que uno de sus discípulos, con gran fama de luchador, fue contra­tado por los manchúes para atrapar, y matar a los chinos rebeldes y hostiles al régimen manchú.

Según se dice, después de haber tenido éxito en muchas de sus misiones para los manchúes, fue concebido por los rebeldes un plan para capturarlo y ajusticiarlo por traidor. Finalmente pudo ser capturado y cuando llegó la noticia al Monje Pak Mei, éste pidió clemencia para él a la vez que pidió su custodia asegurando que él conseguiría que su discípulo nunca más volviera a tener contacto con los manchúes. Por la gran fama y prestigio que el Monje Pak Mei tenía entre los rebeldes chinos anti manchúes le concedieron, en principio, su custodia y se acordó un lugar en el cual le sería entregado. Sin embargo, cuando los rebeldes chinos llegaron al lugar de la cita sólo pudieron entregarle a Pak Mei el cuerpo sin vida de su discípulo. Pak Mei, ante el engaño, encolerizó y empezó a luchar con los captores, entre los que se encontraba el Monje Jee Shim, otro de los antecesores de Shaolin e instructor de Hung Hei Kun (fundador del estilo Hung Gar).

Al pare­cer, aunque el Monje Jee Shim fue el interlocutor de la entrega del discí­pulo al Monje Pak Mei, él no estaba ni implicado ni fue el responsable de la muerte del mismo, a pesar de lo cual tuvo que enfrentarse al mítico monje de la Ceja Blanca.

El Monje Jee Shim era muy famoso por su técnica de la "cabeza de hierro" y durante la lucha cargó contra el Monje Pak Mei el cual era famoso por su técnica de "el vientre de algodón"(Nin Fa Tou) y, desafortunadamente, en el momen­to del impacto entre ambas técnicas Jee Shim fue prácticamente lanzado por los aires cayendo al suelo muerto con el cuello roto.

Después de este trágico suce­so, el Monje Pak Mei lamentó haberse visto involucrado en la lucha contra el monje y su grupo, por lo que se retiró al monasterio "Dah Hung" de la monta­ña de Emei en la provincia de Sichan. Allí, según la leyenda, pasó el resto de su vida, absteniéndose de la vida mundana y dedicándose únicamente a la ense­ñanza de los monjes del templo.

Se dice que a partir de aquel incidente de Pak Mei con Jee Shim muchos practicantes de Kung Fu, en especial los de Hung Gar, empezaron a considerar a Pak Mei como un traidor, manteniéndose esta idea hasta nuestros días… y sin duda esta presión sobre el estilo Pak Mei pudo muy fácilmente obligarles a “afinar” su estilo para enfrentarlo a los estilos Shaolin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que Tienes en la Cabeza?